Sanidad reducirá en un 10% la sal, el azúcar y la grasa de los alimentos

Afectará a refrescos, bollería, derivados cárnicos, helados, néctares de fruta, pan de molde, platos preparados, lácteos y salsas

El 54% de los adultos tiene sobrepeso y el 17% es obeso | Dreamstime
El 54% de los adultos tiene sobrepeso y el 17% es obeso | Dreamstime

Afectará a refrescos, bollería, derivados cárnicos, helados, néctares de fruta, pan de molde, platos preparados, lácteos y salsas

La industria alimentaria se ha comprometido a reducir el contenido de una media del 10% de azúcar, grasas saturadas y sal. Así está recogido en 20 convenios que ha ratificado este martes el Ministerio de Sanidad con las asociaciones representantes de 398 empresas alimentarias y de bebidas, una iniciativa que forma parte de la Estrategia de Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad de la Agencia Española de Alimentación y Nutrición (Aesan).

España tiene una de las tasas de obesidad más altas de Europa. El 54% de los adultos tiene sobrepeso y el 17% es obeso. Entre la población infantil, el 40% tiene sobrepeso y el 18% padece obesidad. “La Organización Mundial de la Salud considera la obesidad como una pandemia”, ha recordado la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo.

La reducción de la sal, el azúcar y las grasas afectan a alimentos y bebidas pertenecientes a tres grupos: bebidas refrescantes; bollería y pastelería; cereales de desayuno; cremas; derivados cárnicos; galletas; helados; néctares de frutas; pan especial envasado; platos preparados; productos lácteos y salsas. Los compromisos engloban a más de 4.000 alimentos y bebidas de 13 grupos diferentes. El objetivo es reducir la sal en un 16%, un 5% en grasas trans y un 10% de los derivados cárnicos, como jamón cocido extra, pechuga de pavo, salchichón o chorizo. Igualmente, se pretende disminuir la cantidad de sal en patatas fritas, aperitivos salados o platos preparados en más de un 10%. En grasas saturadas, las 398 compañías firmantes se comprometen a bajar un 10% su contenido en patatas fritas, palomitas de microondas o ‘nuggets’; y en un 5% en galletas y rosquillas y bollos. Por último, en azúcar añadido, destaca una reducción de un 18% en mayonesas, 10% en productos lácteos como yogures y batidos, y 5% en cruasanes, ketchup o pan de molde. En total, son cinco grandes sectores de empresas las adheridas a los convenios del plan: fabricación, distribución, restauración colectiva, restauración moderna y distribución automática.

Carcedo ha recordado que, según la Encuesta Nacional de Salud, “en familias con ingresos mensuales de 2.200 euros en adelante, la obesidad es poco frecuente, de un 4,6%. Sin embargo, en las rentas más bajas, tiene una incidencia casi tres veces mayor, de un 16%”. Además, los menores de 4 a 14 de familias con rentas más bajas que toman bebidas azucaradas tres veces a la semana o más quintuplican a los de familias más acomodadas.

“Europa tiene uno de los niveles de seguridad alimentaria más altos del mundo, pero tenemos el nuevo reto de la obesidad. No podemos ni debemos escatimar esfuerzos para que los alimentos sean seguros y estén libres de contaminaciones biológicas, químicas o físicas, también tienen que ser saludables”, ha recordado la ministra. Por ello, ha insistido en la importancia de los convenios firmados: “Las dietas poco saludables causan más muertes y enfermedades en todo el mundo que el consumo de alcohol, tabaco y drogas”.

La titular de Sanidad ha reconocido «el esfuerzo» realizado por las empresas y ha destacado que estos acuerdos “son una muestra de la responsabilidad y compromiso de las empresas con la salud y también el impulso de la I+D+i en el desarrollo de opciones saludables”.