Santamaría acusa al PSOE de insultar a quien no comparte su postura sobre el aborto

La vicepresidente del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha advertido hoy al PSOE de que el dogmatismo "no es bueno en nada"y menos en temas de "gran sensibilidad social"como la reforma del aborto, y le ha acusado de insultar a todos los que no comparten su opinión sobre éste y otros asuntos.

Sáenz de Santamaría se ha pronunciado de esta forma en el pleno del Congreso al ser preguntada por la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, por qué ningún miembro del Gobierno está dispuesto a comparecer en el Parlamento para explicar el anteproyecto de ley sobre interrupción voluntaria del embarazo.

Santamaría ha asegurado que el Gobierno "esta haciendo su trabajo como corresponde"y que cumple con los procedimientos parlamentarios, pero además ha subrayado que seguirá hablando de esta ley "sin ningún problema".

Lo hará, ha apuntado, a pesar de que los socialistas tengan como método la retirada de todas las leyes antes de que se debatan.

Mientras, la portavoz socialista se ha mostrado convencida de que el anteproyecto del Gobierno "humilla"a las mujeres, restringe su libertad y las trata como si fueran "incapaces".

Se trata de una reforma, ha continuado Rodríguez, que "sólo"lo defiende su "autor material", el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; su "autor intelectual", el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su "vocero internacional, el señor Le Pen".

"Y ante este trío usted comodísima", ha proseguido la portavoz socialista en el Congreso, quien ha hecho hincapié en que la reforma está "cargada de culpabilidad y desconfianza a las mujeres", porque, a su juicio, las trata como si fueran "personas incapacitadas"para tomar decisiones sobre su maternidad.

En su lugar lo harán, tal y como ha subrayado, psiquiatras, médicos de cabecera y servicios sociales, mientras la mujer tendrá siete días para reflexionar en casa.

"¿En qué mujeres estaban pensando ustedes?", le ha preguntado la socialista a la vicepresidenta, a quien le ha recordado también que la prensa de países democráticos"de la UE y Estados Unidos ha dicho del anteproyecto que "restringe la libertad y es un abuso de poder".