«Sólo le pido a la vida que sea justa y que se muera en la cárcel»

La Razón
La RazónLa Razón

Juan José Cortés lucha cada día por intentar recuperarse de la injusta pérdida de su hija de dos años. Salió de casa a comprar golosinas y un depredador sexual se la arrebató. Cada día es una batalla en la casa de los Cortés, que pasan «por momentos muy complicados», según confiesa el padre de Mari Luz. Las falsas acusaciones que le implicaban en un tiroteo han acabado por hundir a esta familia. «Se nos ha venido todo encima. Los valores que defendíamos y nuestra lucha por lograr una sociedad y una Justicia mejor se nos han derrumbado», confiesa. Noticias como la de que Santiago del Valle sigue luchando por recuperar su libertad no ayudan nada.

«Es una muestra más de intentar lograr notoriedad. Este individuo ha sido repudiado, se siente excluido por la sociedad y quiere recuperar protagonismo. Lo que debe hacer es dejar de hacernos más daño del que nos ha provocado y cumplir su condena», indicó. Cortés, con un tono que refleja la difícil situación por la que atraviesa, sube la voz cuando se le pregunta sobre los argumentos que expone Del Valle para pedir su libertad: «Es un analfabeto perdido y un criminal. Ha sido juzgado, su abogado pudo presentar pruebas a favor que lo defendieran y el tribunal lo condenó. Está pagando por lo que hizo y espero que lo haga durante lo que le queda de vida. Nos ha tocado vivir sin nuestra hija y no hay receta que cure este dolor. Sólo le pido a la vida que sea justa con nosotros y este individuo se muera en la cárcel».