Cuando los extremos se tocan

Poder probar y comparar dos smartphones de gamas opuestas es un raro y divertido privilegio

LUMIA 930
LUMIA 930

Poder probar y comparar dos smartphones de gamas opuestas es un raro y divertido privilegio

Es la pregunta típica: ¿por qué no comer el postre antes si es lo que más nos gusta? Pues lo mismo sucede cuando nos dan a probar dos móviles de especificaciones casi opuestas: ¿cuál elegimos primero, el de alta gama o el básico? ¿Abrimos boca con el mejor o dejamos el dulce para el final? Personalmente, me gusta el Aria al final, aunque contravenga las normas protocolares, así que dejaremos la opción alta gama para lo último. Vamos con el Lumia 640 XL, eso sí, negro por favor. Blanco aceptable; naranja o verde son estéticamente demasiado llamativos. Lo mismo sucede con el 930 (alias el Aria a partir de ahora). Lo primero que distingue a este modelo, aun antes de abrir la caja, es su precio: no pasa de los 200 euros. Es decir, a primera vista se planta como un competidor simplón.

Pero no siempre precio y valor van de la mano. El Lumia 640 XL tiene una pantalla ClearBlack (de 5,7 pulgadas). ¿Qué significa esto? Que más allá de resoluciones (1280 x 720) el negro se ve negro y no mancha oscura y los colores aparecen nítidos, mucho más que en modelos anteriores. Punto a favor a la hora de usarlo en condiciones de extrema luminosidad o al tomar fotografías, una de las razones de mayor peso para tenerlo. Tiene una cámara de 13 MP, lo cual en un móvil de alta gama es una resolución asombrosa... y en una cámara digital reflex de hace 10 años, solo una década, era un impensable. Quizá es un poco lento a la hora de tomar imágenes, en parte debido a un procesador lento y a un buffer óptico (donde se almacenan las imágenes) que no acompaña a la resolución. Pero hay una solución alternativa. Lumia Camera permite en su configuración una alternativa que graba en vídeo unos 4 segundos si se mantiene pulsado el botón de fotografía. A unos 20 fps (cuadros por segundo) se obtienen unas 80 fotos y se puede elegir la que uno quiera. La cámara da la posibilidad de trastear bastante con ella para adecuarla a fotógrafos más experimentados, graduando la velocidad de obturación, los ISO, el balance de blancos y sobre exponer o subexponer hasta tres puntos la imagen.

También, para los neofitos o menos puntillosos, tiene una opción que toma tres imágenes con diferentes tipos de luz y las une para lograr el mejor fotograma. ¿Problema? En modo vídeo, por ejemplo, no permite poner pausa. Otra característica interesante, para quienes viajan mucho o comparten el teléfono con el del trabajo y no quieren llevar dos aparatos, es que tiene doble tarjeta SIM. Teniendo en cuenta esto no es extraño que a Microsoft se le haya ocurrido también colocar una tarjeta de memoria ampliable hasta 128 GB, suficiente para unas 56.000 fotos de 2 MB o casi 7.000 apps. Sería muy raro que alguien llene este espacio teniendo en cuenta que tiene acceso gratuito a 30 GB de almacenamiento de datos en OneDrive, la nube de Microsoft. Subir el contenido, una vez creada la cuenta, es automático. Como sistema de protección adicional, Microsoft solicita una cuenta de correo o número de teléfono para enviar una clave que sirve de doble candado, de modo que no importa quién acceda a nuestro correo: para hackear la cuenta deberá tener también ese código. El sistema operativo, Windows, incluye una versión gratuita de Office 365 (que está valorada en casi 60 euros). Equipado con NFC, carga sin cables, posee mapas entre los mejores del mercado y una batería extraíble, tiene un valor muy alto para un precio tan bajo. Y por una vez que eso sucede habría que aprovecharse.

Todo lo mencionado anteriormente es algo que se incluye en el modelo de más alta gama de Lumia, el 930. Ideado por Nokia cuando aún no se había unido a Microsoft, es el primer intento serio, desde los años 90, de equipararse con los chicos grandes del mercado de telefonía móvil. Sus materiales dejan atrás tanto plástico para usar metal en su contorno, lo que le da mayor clase y un peso que más que gramaje inclina la balanza hacia la evidente calidad. Cabeza a cabeza con el 640, el 930 es mucho más rápido (Quad-core 1.2GHz contra Quad-core 2.2GHz, lo que se traduce, básicamente, en un incremento de al menos el 50% en la velocidad del microprocesador), y eso se nota enseguida. La cámara también es mejor (20 MP) y cuando permita actualizarse a Windows 10 irá más rodado aún. Si la actualización de Windows cumple sus promesas.

Los inconvenientes que tiene, los comparte con el modelo más básico, por llamarlo de algún modo. Y tienen que ver, justamente, con el sistema operativo. Tecnológicamente ambos smartphones son impecables, en respuesta, memoria, prestaciones y diseño. La pregunta es sencilla y se responde sola: ¿por qué Microsoft no tienta al público? Un ejemplo, si Siri es seductora y juguetona en sus intervenciones, el asistente de voz Cortana es caprichoso y se activa en los momentos más inesperados, y a aveces incómodos, como cuando estamos por tomar esa imagen que tanto esperábamos. Lo mismo le sucede al navegador. Bing es al sistema operativo lo que la publicidad a las series, aparece en el momento de mayor tensión y sin motivo aparente.

Todo el sistema operativo dificulta la experiencia de usuario; es como si lo hubieran diseñado con perfección de ingeniero, pero sin testarlo como usuarios. Aunque ya han unido sus fuerzas, Nokia, sobre todo en el 930, ha hecho un trabajo competitivo, pero Microsoft aún tiene que mejorar. Quizás Windows 10 impulse a los usuarios a volver a confiar en el sistema operativo; a lo mejor los desarrolladores de apps se atrevan a jugar para Windows. El hardware, el diseño y hasta los colores, mal que nos pese a algunos, ya están conseguidos.

LUMIA 640

Tiene una pantalla ClearBlack de 5,7 pulgadas que le proporciona unos colores muy nítidos, perfectos para utilizarlo en situaciones donde la luminosidad es muy alta y para sacar fotografías. Además, incluye la posibilidad de incorporar dos tarjetas SIM y ampliar la capacidad de la tarjeta de memoria.

LUMIA 930

Equipado con Quad-core de 2.2GHz, es mucho más rápido que el 640 (Quad-core 1.2 GHz). La cámara es de 20 MP y, al igual que su contrario, tiene batería extraíble, sistema de carga sin cables y la posibilidad de ampliar la tarjeta de memoria.