Un dispositivo permite localizar a víctimas de grandes catástrofes en zonas sin cobertura

El centro de investigación Ateknea Solutions ha finalizado con éxito la fase de desarrollo del prototipo portátil de bajo coste Rescuecell para la localización de personas en situación de emergencia a través de la red GSM. Esta tecnología permite acelerar el proceso de localización de víctimas de catástrofes y accidentes, y su rescate a través de la ubicación geográfica de sus teléfonos móviles. El proyecto está liderado, entre otros, por la Universidad Politécnica de Cataluña y financiado por la Unión europea está en su fase definitiva, en la que se ha desarrollado un prototipo funcional. El equipo creado por el consorcio europeo está formado por una serie de nodos estáticos, que se ubican formando una red alrededor del área afectada, y una serie de nodos móviles, diseñados para ser transportados por los miembros de las unidades de rescate. La red de nodos estáticos permite captar las señales GSM que emiten los teléfonos móviles en la zona, mientras que los nodos móviles actúan como dispositivos de rastreo en los que se indica la ubicación de los teléfonos detectados por el sistema. Por último, el equipo cuenta con un nodo de control, que se encarga de almacenar todos los datos recopilados y que sirve como punto de gestión y archivo de todo el sistema.

El prototipo, que ya ha sido sometido a diversos test desarrollados en Barcelona y Chamonix (en los Alpes Franceses), está a la espera de su validación final, que está prevista para el mes de noviembre de este año.

El prototipo se basa en el estándar GSM para la localización de dispositivos móviles. Además de la portabilidad, es un método más preciso que los existentes actualmente, ya que es capaz de localizar señales sin necesidad de que el teléfono móvil de la víctima tenga cobertura o de interactuar con la víctima durante el rescate. Rescuecell puede crear una red GSM propia en caso de una caída de la red general. La tecnología GSM es el estándar en telecomunicaciones móviles más extendido en el mundo y cuenta con más de 3.000 millones de usuarios en 212 países distintos, siendo el estándar predominante en Europa, América del Sur, Asia y Oceanía, y con gran extensión en Norteamérica.