De rodillas y en turnos de 40 minutos: así trabajarán los mineros para sacar a Julen

El pozo de 60 metros ya esta preparado. Ahora se preparará el encamisado de ese túnel y el relleno, lo que puede llevar de 12 a 14 horas. Sobre las 12:00 horas de hoy se excavará a mano una galería horizontal de cuatro metros para llegar al pozo donde está el menor, durante unas 24 horas.

Los mineros comienzan hoy a excavar a mano una galería horizontal de cuatro metros para llegar al pozo donde está el menor Las tareas durarán unas 24 horas.

Santiago Suárez, exjefe de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa desplazado a Totalán con motivo de las labores que se están realizando para restacar al pequeño Julen, ha explicado que el equipo de ocho efectivos que se encargarán de realizar los últimos metros de del túnel horizontal tendrán que trabajar de rodillas o tumbados en turnos de entre cuarenta minutos a una hora hasta localizar al pequeño.

Una vez acabado el pozo vertical paralelo al que cayó el niño el pasado domingo, los mineros bajarán en una jaula o ascensor, desde donde "trabajarán a distancia del suelo con el fin de dejarlo como caldera para que se lleve el escombro que van produciendo". Cuando la galería alcance 1 o 2 metros, desplazarán la jaula hacia arriba.

En ese momento empezarán a abrir el acceso horizontal y lo harán picando con martillo neumático de aire comprimido y con "una pala echando el material hacia atrás", ha explicado Suárez. A medida que los mineros avancen, sostendrán el techo y los laterales mediante el sistema de posteo típico de la minería de carbón.

"Se va colocando una pieza en el techo de la galería y luego apuntalando con madera", ha explicado. En el caso de que encuentren roca muy dura, tendrán que ir a "microvoladuras"llevadas a cabo con explosivos no rompedores.

El exjefe de los mineros de Hunosa no ha precisado el tiempo que tardarán en realizar este acceso dadas las dificultades del terreno debido a la complicación del trabajo y a la dureza del terreno. Los mineros irán equipados con mascarillas y detectores de oxígeno y se comunicarán con el resto de técnicos encargados del operativo vía telefónica.

Suárez ha dicho que si no aciertan con la altura a la que se supone que está el niño, tendrán que picar hacia arriba y a partir de ahí agrandar el pozo. "Los espacios confinados para esta gente no van a suponer ningún tipo de problema", ha concluido Suárez.

Al menos 24 horas de espera

La tuneladora llegó anoche a la cota de profundidad de 60 metros previstos en el pozo vertical paralelo al que cayó Julen, por lo que las previsiones eran que en las primeras horas del día se habría terminado el encamisamiento-aseguramiento de dicho túnel, según informaron a LA RAZÓN fuentes del dispositivo de salvamento. A partir de ese momento –se calcula que a mediodía de hoy, según dijo anoche Ángel García Vidal, el coordinador del equipo– entrarían en acción los mineros de Hunosa para comenzar la perforación del túnel horizontal que les llevaría hasta el lugar en el que se encuentra el pequeño. La extrema dureza del terreno encontrado por la perforadora ha ralentizado los trabajos y, además, se tienen que realizar cada cierto tiempo labores de mantenimiento en las máquinas para evitar averías.

García, delegado del Colegio de Ingenieros de Caminos de Málaga, subrayó que «estamos a una cota tan profunda y en unas condiciones tan difíciles de trabajo, que ésta y cualquier máquina de estas características que hay en el mercado, que no son tan habituales, tendrían las mismas condiciones después de tantas horas trabajando y sobre todo con los materiales que nos estamos encontrando».

La brigada minera ha evaluado «los riesgos y tiene todas las soluciones previstas», según Juan López-Escobar, delegado del Colegio de Ingenieros de Minas del Sur. «Siguen con la ilusión de poder sacar con vida a Julen, y esa esperanza les mueve, aunque no es sencillo», añadió.

En el fondo del túnel habrá, al menos, dos hombres siempre «con el riesgo añadido del polvo y las complicaciones para respirar y de no conocer el estrato en el que van a estar, pero están dispuestos a todo y con la seguridad de que lo tienen todo previsto». La galería que excavarán tendrá unas dimensiones de un metro de ancho por 1,20 de alto y no será exactamente horizontal, sino «un poco ascendente para facilitar la caída de material», según adelantó este periódico ayer.

El equipo de psicólogos que acompaña a la familia de Julen intenta por su parte controlar y regular las emociones de los parientes ante la incertidumbre por el rescate del pequeño y en unas circunstancias que son excepcionales. Francisca Ruiz, vicedecana del Colegio de Psicólogos de Andalucía Oriental, declaró a Efe que, desde que el día 13 fueron activados por el servicio de emergencias 112 Andalucía, dos especialistas están con los padres del niño y sus familiares y se van rotando para «canalizar las emociones».