Una mayoría de españoles apoya la Federación Ibérica

El entusiasmo «iberista» llega al 57,9% entre los más jóvenes, deseosos de más colaboración con nuestros vecinos

En los últimos tiempos, España y Portugal se han «descubierto». Saben que juntos son más fuertes

El entusiasmo «iberista» llega al 57,9% entre los más jóvenes, deseosos de más colaboración con nuestros vecinos.

Durante años hemos vivido de espaldas. Ignorándonos. Temiéndonos y despreciándonos. Pero todo eso parece haber cambiado. Ahora –y en parte–, gracias a un factor exógeno, la Unión Europea, que nos ha hecho trabajar juntos, de manera más estrecha, para defender unos intereses comunes, se ha conseguido que hasta el 52,4% de los españoles apoye una Federación Ibérica. Necesitamos menos ideología, menos sentimientos nacionalistas y más iberismo. Tenemos muchas cosas en común. Una unidad geográfica que se manifiesta en la larga frontera común, de más de 1.214 kilómetros; el cruce de importantes ríos, como el Miño, Duero, Tajo, Guadiana; y un mismo clima, misma economía rural que produce los mismos alimentos. Demasiadas cosas en común como para mantener la ignorancia por el otro. Un trabajo en común que también supondría una mejora en asuntos que, año a año, nos asaltan, como la puesta en marcha, por ejemplo, de un Sistema Ibérico de Emergencia que permitiría reducir el impacto de los incendios forestales. Curiosamente, uno de los últimos conversos a este iberismo es Andorra. Allí existe un gran interés por «crecer» gracias a proyectarse con España y Portugal. Lo cierto es que todo aquel español que ha viajado a Portugal vuelve convertido a ese iberismo necesario para el progreso de ambos países. Hasta el 55,6% de los españoles de mediana edad han viajado en alguna ocasión a Portugal... y estos mismos son los más entusiastas a favor de una Federación (el 48,6%). Por delante, con todo, hay un gran trabajo para acabar con los recelos y los resabios del pasado. El futuro, compartido, nos enriquecerá.