La escalada de violencia de los narcos en Cádiz y Málaga pone en jaque a Marlaska: los agentes exigen más medios

En pocos días varias patrullas han sido embestidas por narcos dejando a agentes heridos de garvedad. La AUGC se personará como acusación particular en estos casos

Creían que habían conseguido recuperar el principio de autoridad en el Campo de Gibraltar pero parece que la lucha contra los narcos no da tregua en el Campo de Gibraltar ni en las costas de Málaga, donde muchos grupos organizados han trasladado sus puntos para alijar tras el esfuerzo policial que se ha hecho los últimos tres años en Cádiz con la creación del OCON (Organismo de Coordinación contra el Narcotráfico). Pero no solo no han dejado de alijar en las costas andaluzas, sino que las bandas de narcotraficantes que operan en esta zona de la geografía española parecen estar más crecidos que nunca. En apenas cuatro días se han producido varios episodios violentos contra agentes que luchan contra estas bandas. Primero fue en la zona conocida como “El triángulo de la María” en al sierra de Cádiz, donde tres agentes fueros recibidos a tiros en una plantación de marihuana, uno de ellos con heridas graves en el tobillo. Pero esa misma madrugada ocurrió otro ataque en Málaga, concretamente en las playas de Estepona donde resultaron heridos cuatro guardias civiles en dos actuaciones, cuando trataban de abortar y detener a los participantes de un alijo de droga en nuestras playas, uno de ellos de gravedad al tener afectadas dos vértebras. El episodio más grave, sin embargo, fue un coche patrulla de la Policía Nacional en Cádiz arrollado por un BMW X5 por un presunto miembro de la banda del “Messi del hachís”, cuando pretendían pararlo cuando éste iba cargado de fardos de hachís. Los agentes resultaron heridos grave y uno de ellos podría perder un brazo, se encuentra muy grave en la UCI.

La Asociación Unificada de Guardia Civil (AUGC) ya ha anunciado que se va a personar como acusación particular en estos hechos “para pedir el máximo de condena que permita la ley ante estos atentados a los compañeros”. y es que, uno de los problemas por los que los narcos suelen salir indemnes de los procesos judiciales es porque nunca les aplican una tentativa de homicidio cuando cometen este tipo de ataques contra la Policía y la Guardia Civil. “Las cosas hay que llamarlas por su nombre y son atentados en toda regla. Peligra la vida de muchos compañeros siguiendo esta escalada de violencia, esperemos que no tengamos que lamentar una desgracia en breve si sigue así la cosa”, explican desde AUGC Málaga, donde quieren hacer un llamamiento al Ministro del Interior, Fernando Grande Markaska, “para que de una vez tome en serio la reiterada propuesta de aumentar las plantillas de guardias civiles de los Puestos territoriales de Seguridad Ciudadana y afectados por esta problemática por su proximidad geográfica con la provincia de Cádiz, como son los de Mijas, Casares, Benahavís y Manilva así como aumento de las Patrullas Fiscales de Torremolinos y Marbella más la de la plantilla de la USECIC con base en Torremolinos (Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia)”.

Y es que Málaga ha sido una de las afectadas de los buenos frutos de la incidencia policial en Cádiz, ya que los narcos se han visto “obligados a expandir sus rutas y variarlas a otros puntos costeros, aumentando considerablemente el número de alijos y narco lanchas que alijan en las costas de Málaga, a plena luz del día incluso, con motos acuáticas, narco lanchas rápidas (gomas) y embarcaciones recreativas. Toda esta droga en primera instancia pasa por el mar, y no se ha reforzado el Servicio Marítimo de Málaga como debiera con más personal ni embarcaciones rápidas modernas, toda vez que se usan unas embarcaciones que están al límite de su vida útil por antigüedad, otras sufren averías constantes. También sería necesario la creación de unidad de élite en el mar, compuesta por compañeros del GAR que patrullen vía marítima, con la formación y preparación física y técnica adecuada para navegar detrás de las narco lanchas a más de 50 nudos, siendo esto peligroso”.

Para la AUGC de Málaga, lo mismo sucede con las unidades de tierra: nada ha cambiado ni se han aumentado las plantillas, adoleciendo la Costa del Sol de las patrullas suficientes para cubrir eficazmente la misma en la lucha contra el narco. “Si a eso le añadimos la falta de coches preparados para enfrentarse a coches de alta gama usados por los grupos criminales, que son más rápidos y con mejores prestaciones, la falta de formación continua y material policial necesario para parar los coches usados para transportar droga, tenemos lo que tenemos actualmente, dificultad para atajar el problema con eficacia y sobre todo, seguridad para los compañeros que allí trabajan. Los guardias civiles están vendidos”.