Cómo evitar que las fotos y los vídeos de WhatsApp llenen la memoria de tu móvil

Si no le pones límite, el volumen se irá haciendo mayor, pudiendo generar un problema de almacenamiento importante

Vamos a hacer la prueba: métete en WhatsApp y revisa tres conversaciones. Lo más probable es que en cada una de ellas, no sólo hayas recibido mensajes de texto, sino también algún gif, un par de fotos o, incluso, un vídeo. Todo eso, aunque parezca que no, va llenando la memoria de tu móvil sin que te des cuenta. Seguramente, querrás salvar algunos y mantenerlos contigo el mayor tiempo posible, pero la mayoría de ellos no. En ese caso, deberás eliminarlos y adoptar la siguiente medida. De lo contrario, el volumen se irá haciendo mayor, pudiendo generar un problema de almacenamiento importante en tu terminal.

Tu dispositivo guarda todos estos archivos (ocupando, por tanto, tu memoria) porque tiene activada la opción de descargas automáticas. ¿Que quiere esto decir? Pues que, cada vez que recibes una foto o un vídeo, tu móvil lo almacenará de inmediato en su memoria. De ahí que la mejor forma para controlar tu espacio sea desactivando este botón.

En el caso de que tu móvil sea Android, tan sólo tienes que abrir WhatsApp y clicar sobre los tres puntos que aparecen situados en la zona superior derecha de la pantalla. A continuación, entra entra en Ajustes y Datos y almacenamiento, y después pincha en Descargar con datos móviles. Una vez aquí, basta con desmarcar todas las opciones y repetir el proceso en la pestaña Descargar con wifi. Listo.

Si, por el contrario, tu teléfono es iPhone, el proceso es muy similar: en la parte inferior derecha de WhatsApp, aparece la opción Configuración. Dentro, selecciona Datos y almacenamiento y, después, Descarga automática de archivos. A continuación, tan sólo tienes que marcar la opción Nunca en las pestañas Fotos y Vídeos. Listo.

De esta forma, a partir de ahora, ninguno de los contenidos recibidos a través de WhatsApp se descargará automáticamente en tu terminal, sino que deberás hacerlo manualmente, controlando lo que guardas y lo que no.