Preservativos tecnológicos: así es la nueva moda que llega al sexo

iCon se conecta a una app que, entre otras cosas, permite medir la intensidad del coito o la velocidad de penetración

¿Alguna vez has pensado cuántas calorías quemas en la cama, si la duración de tus relaciones sexuales está dentro de la media o qué posturas no has practicado en el último mes? Lo más seguro es que, como a la mayoría, todo esto te suene un pelín raro, pero la realidad es que se trata de preguntas más comunes de lo que pensamos. Ahora bien, ¿qué posibilidades reales hay de responderlas? Pues bastantes. iCon se encargará de ello.

Se define como un preservativo tecnológico que “te chiva casi todos los datos imaginables de tu vida sexual”. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto? En primer lugar, hay que subrayar que no se trata realmente de un profiláctico, sino más bien de un anillo inteligente que se debe utilizar con los condones que habitualmente usamos para mantener relaciones. Y, en segundo lugar, para que funcione correctamente, hay que colocarlo en la base del pene. Su composición a base de goma sintética robusta y de fibra de carbono hará que se adapte a todo tipo de anatomías y que sea resistente al agua.

“No sabrás ni que llevas el iCon puesto. Es extremadamente ligero y no-invasivo”, dicen desde British Condoms, la compañía que los ha diseñado. Este weareable puede usarse tanto con preservativo como sin él. Pero, tanto en una como en otra opción, no afecta a la sensación de placer ni constituye una molestia para la experiencia sexual.

Este aparato cuanta con diversos sensores que son capaces de medir las variables biométricas del cuerpo durante un ejercicio físico, como es el caso del acto sexual. Según su web, controla la velocidad máxima y media de penetración, la cantidad de veces en las que éstas se producen, el tiempo, las calorías quemadas, la temperatura media de la piel, la frecuencia de las sesiones, la circunferencia del pene y el número de posturas usadas.

Una vez terminado, tan sólo hay que quitarse el anillo y conectarlo al móvil. A continuación, hay que descargar los datos almacenados y abrirlos con la app creada específicamente para este gadget. Está disponible tanto para iPhone como para Android. La batería dura de seis a ocho horas y se recarga mediante un puerto micro USB. Por el momento, tan sólo está disponible en la página British Condoms por 69 euros.