Así son las primeras cabinas para teletrabajar, por si no quieres hacerlo en casa

Cuestan 2,5 euros por hora y cuentan con una silla, un escritorio, conexión a internet y un ventilador

Así son las primeras cabinas para teletrabajar, por si no quieres hacerlo en casa
Así son las primeras cabinas para teletrabajar, por si no quieres hacerlo en casaSwitch

Que el COVID-19 ha cambiado la mayor parte de nuestras rutinas, costumbres, hábitos... es una realidad. Pero también es cierto que ha abierto la puerta a otras tantas que antes ni siquiera nos planteábamos. ¿Mejores o peores? Por el momento, es difícil contestar a esta respuesta. Uno de ellos ha sido el teletrabajo. Hay quienes han defendido esta modalidad a capa y espada durante toda la pandemia por motivos de seguridad y gestión, aunque hay otros que han renegado de ella por la necesidad de oxigenares. Para estos últimos va esta noticia.

Singapur ha creado unas cabinas de teletrabajo que permiten a las personas salir de sus casas y, al mismo tiempo, realizar sus tareas profesionales sin poner en peligro su salud y la de los demás. Su nombre es Switch y cuentan con un escritorio, una silla, conexión a internet y un ventilador. “La silla es cómoda, pero nada especial. La luz superior no es extrema. La decoración en gris y blanco no es muy estimulante, pero tampoco distrae”, ha explicado el periodista Tim McDonald en la BBC.

Así son las primeras cabinas para teletrabajar, por si no quieres hacerlo en casa
Así son las primeras cabinas para teletrabajar, por si no quieres hacerlo en casaSwitch

¿Cómo funcionan? Se alquilan por minutos: el precio es, aproximadamente, de 2,5 euros por una hora. “Definitivamente, parte del valor de la propuesta de las cabinas es la distancia psicológica que se crea al establecer una separación física entre el trabajo y la casa”, ha mantenido su creador, Dominic Penaloza. ¿Donde se localizan? En un centro comercial, situado en la afueras de la ciudad.

Las normas son claras: tan sólo pueden utilizarse con fines profesionales. Esto quiere decir que no se puede comer ni beber en su interior y que, además, cualquier usuario deberá limpiarla tras terminar de usarla. Y, por supuesto, el uso de la mascarilla es obligatorio.