Lo nuevo de WhatsApp ¿Tan bueno como parece?

Todo apunta a que a partir de septiembre la aplicación de mensajería trae esperadas novedades: será multiplataforma, multidispositivo y de color oscuro.

El nuevo WhatsApp llega en septiembre
El nuevo WhatsApp llega en septiembre

Todo apunta a que a partir de septiembre la aplicación de mensajería trae esperadas novedades: será multiplataforma, multidispositivo y de color oscuro.

Solo en India Whatsapp tiene más de 400 millones de usuarios y a nivel global hay, a diario, 1.000 millones de personas usando sus servicios de mensajería instantánea. Esto ha hecho que constantemente se la analice, se le exija que mejore las funciones, que esté operativa (no hay más que recordar el caos cada vez que se cae) y que sume nuevas características. En ese sentido, una de las más demandadas, siempre ha tenido que ver con su «exclusividad»: WhatsApp siempre debía estar vinculada a un solo «smartphone» y número de teléfono. Si lo que buscábamos era usarla en otro móvil al mismo tiempo o en el mismo, pero con otra tarjeta SIM, no era posible. Lo llamativo es que Messenger una «app» de la casa Facebook (propietaria de WhatsApp) o Telegram, sí lo permitían.

Pues parece que eso se ha acabado. De acuerdo con un rumor de WABetaInfo, web especializada en información de la mencionada «app», la plataforma está desarrollando una nueva funcionalidad para ordenadores, la cual contaría con la novedad de poder funcionar sin estar vinculada a nuestro «smartphone». Un avance que, por fin, abriría la posibilidad de que WhatsApp se convierta en una verdadera aplicación de mensajería multiplataforma.

El mensaje de WABetaInfo en su cuenta de Twitter es muy claro: «Y sí, según nuestros rumores en breve se podrá usar WhatsApp en un PC aun si tu teléfono (Android, iOS o Windows Phone) está apagado».

También se habla de que la nueva función facilitará su uso en varios smartphones al mismo tiempo sin tener que desinstalar la «app «en el primer «smartphone» y hasta se hace referencia a que podremos usar la nueva aplicación de iPad, que se rumorea viene en camino, a la vez que la tenemos instalada en un iPhone o Android. En pocas palabras: multiplataforma y multidispositivo.

¿Cómo funcionaría? Lo poco que sabemos, por los rumores, es que los mensajes, fotos y audios no se almacenarían en un servidor, sino que seguirían en el teléfono y a través de un sistema de sincronización, aparecerían en los demás dispositivos. Esto implica que todos los dispositivos deberán actualizarse (esto es muy importante y ya veremos la razón) para ser compatibles y también se habla de una mejora en la encriptación de extremo a extremo de WhatsApp.

Por si fuera poco, WABetaInfo afirma que el retraso en el lanzamiento de la aplicación para iPad se debe a que el sistema aún no está listo... Algo que llama la atención teniendo en cuenta la constante guerra fría entre Apple (Tim Cook) y Facebook (Mark Zuckerberg).

Vayamos, ahora sí, al análisis del por ahora rumor. WhatsApp es la «app» más usada a nivel global y está respaldada por Facebook, la red social con más usuarios registrados. Ambas son de uso gratuito, aunque la primera vive de la publicidad... y de usar la información que obtiene tanto de sus usuarios como de los de WhatsApp. Porque sí, en este mundo nada es gratis y la frecuencia con la que usamos WhatsApp, los lugares en donde lo hacemos, los archivos que enviamos, los contactos que tenemos, nuestra edad, intereses, gustos, etc, todo es información muy valiosa. Y basta recordar lo que ocurrió con Cambridge Analytica, Donald Trump, las elecciones y Facebook para saber cuánto se puede conseguir con nuestros datos y por qué son tan valiosos.

Por lo tanto, el rumor de la nueva funcionalidad que ha alegrado a muchos parece una respuesta adecuada a las necesidades de los usuarios y será bienvenida...¿pero es gratis? En absoluto.

Si antes se tenía acceso a un solo dispositivo, como mucho a dos, a través de un ordenador conectado, ahora el acceso será ilimitado, es decir: multiplataforma y multidispositivo.

También, debido a que es un rumor, se sabe muy poco –perdón, no se sabe nada–, de cómo cambiará el acuerdo de uso que «firmaremos» con WhatsApp. Información a la que tendrán acceso dispositivos conectados con los que podrán vincularse, se desconoce por completo. Por lo tanto, en principio parece una buena noticia, pero hay que recordar que se nos está dando un servicio por el que no pagamos, lo cual no significa que sea gratuito.

La otra novedad es el desbloqueo de la «app» con huella dactilar y la llegada del modo oscuro, que nada tiene que ver con «La Guerra de las Galaxias» ni con un modo incógnito que vuelve invisible la pantalla. El modo oscuro tiene que ver con poner la pantalla negra con el objetivo de, primero ahorrar batería y, segundo, reducir el impacto en nuestros ojos. Y entonces volvemos a la misma pregunta inicial: ¿es bueno de verdad esto? La intuición general nos dice que el blanco de la pantalla, durante mucho tiempo, es perjudicial para la vista. Pero la ciencia dice otra cosa. En poco más de una hora hemos visto seis estudios (firmados por Susanne Mayr, Axel Buchner o Malte Möller, entre otros y publicados en «Displays», «Attention Perception & Psychophysics» o «Journal of Experimental Psychology Human Perception & Performance») que dicen justamente lo contrario. Los resultados muestran que en velocidad de lectura y errores gramaticales, quienes leían en pantallas blancas eran mejores. Lo mismo para comprensión lectora.

En cuanto al ahorro de batería, también es algo que puede cuestionarse: es muy eficaz si el teléfono tiene una pantalla OLED, y solo si el diseño del modo oscuro usa negro puro (en este caso el ahorro de batería puede llegar al 63%) .

En una pantalla OLED, cada píxel se ilumina individualmente. Si un píxel no muestra un color, la luz permanece apagada y el píxel se muestra en negro y no consume energía. En cambio las pantallas LCD utilizan un sistema de retroiluminación para iluminar cada píxel, independientemente de los colores que se muestren. Y, obviamente, WhatsApp, en modo oscuro no será solo negro.

¿Una posible explicación? Muchos recordarán que tres años atrás Twitter tenía también un modo oscuro y lo que descubrió esta red social es que, quienes lo usaban pasaban más tiempo en la aplicación. No se trata de desconfiar de todo, sí de comprender que las mejoras no son un regalo, ni son gratis.