Convertirse en un X-Men está cada vez más cerca

El inventor Colin Furze es famoso por colgar en su cuenta de Youtube una serie de vídeos en donde nos presenta sus creaciones más estrambóticas

Furze junto a las garras de Wolverine
Furze junto a las garras de Wolverine

Las garras de Wolverine, el lanzallamas de Pyro o cómo ser un Assasin's Creed en la vida real son algunos de sus inventos de Colin Furze.

La época que nos ha tocado vivir es, sin duda, la era de la tecnología. Actualmente asistimos a la continua aparición de nuevos inventos con una serie de prestaciones que, presumiblemente, hacen de nuestra vida una vida más cómoda. El aumento de la demanda tecnológica ha llegado al punto de ver cómo cada seis, siete u ocho meses tenemos en el mercado una gama de productos creados por y para la tecnología. Productos como los i Phone, Samsung Galaxy, Tablets y demás se actualizan continuamente inundando el mercado tecnológico. Sin embargo, hay también otros inventos que pasan desapercibidos pero que todos y todas querríamos probar en algún momento de nuestra vida.

Este es el objetivo del conocido «youtuber» Colin Furze, un inventor cuya primera profesión fue la fontanería. Furze, ese típico científico loco al más puro estilo Doc Emmet Brown de Regreso al Futuro, ha sido la persona que, con sus vídeos, nos ha puesto la miel en los labios. Si eres fan de X-Men, enhorabuena, las garras de Wolverine, las botas de Magneto, el lanzallamas de Pyro o el poder de congelar de Iceman son objetivos que sí se pueden alcanzar. De hecho, Furze lo ha hecho. Observen.

Las garras de Wolverine

Las botas de Magneto

El lanzallamas de Pyro

Iceman

Pero esto no es todo. Furze, además de ahondar en el mundo de los X-Men, ha probado también otra serie de experimentos que, sorprendentemente, no han sido carne de vídeo de caídas de Youtube. Ya saben a qué vídeos me refiero...

Furze nos muestra cómo convertirse en todo un Assasin's Creed. Al igual que los fans de X-Men, aquellos que sigan la popular saga de videojuegos podrán frotarse las manos al observar que trepar paredes es cada vez más posible.

Colin Furze es la mente inquieta con ideas descabelladas para la que no existen límites. Gracias a su empeño y dedicación ha llegado al lugar en el que se encuentra actualmente (y parece que quiere más). A pesar de sufrir numerosos accidentes como desgarros en los tendones y problemas con la justicia al fabricar un arma de fuego, Colin ha logrado hacerse con tres récord Guiness: crear la columna de fuego más grande del mundo; fabricar la motocicleta más larga del mundo y un tercero gracias al scooter motorizado.

Colin nos ha enseñado que hay muy pocas cosas imposibles. ¿Cuál es la moraleja? Sólo se necesita ingenio, paciencia y creatividad.