Ransomware, el virus que secuestra tu ordenador y pide un rescate

El virus ransomware se ha extendido rápidamente por todo el mundo y ya alcanza el nivel de alarma. Este sofisticado virus se instala en los ordenadores, secuestra los archivos y sólo los libera a cambio del pago de una cantidad de dinero que ronda los 500 dólares.

La manera de evitar que infecte los equipos es la que se utiliza con cualquier otro sofware maligno. Llega disfrazado como un correo fraudulento, spam o una falsa actualización de un software ya instalado, en los que hay un link o un archivo adjunto. Al hacer click en el mensaje o archivo adjunto, el virus se descarga, encripta los archivos y los inutiliza. Una vez que el ordenador queda completamente bloqueado, aparece una ventana en la que se pide al usuario un rescate que debe pagarse en bitcoins, un sistema con el que es más difícil localizar el destino del dinero. Para liberar el equipo hay que abonar uno o dos bitcoins, unos 500 dólares.

Con el virus ransomware no hay que bajar la guardia porque no sólo puede infectar ordenadores de mesa, sino teléfonos inteligentes, indicó Gert-Jan Schenk, vicepresidente de la empresa de seguridad en internet Lookout. "En la mayoría de los casos, el virus se instala al descargar una aplicación muy popular, por lo que hay grandes probabilidades de que se pique y se termine descargando el virus", explica.

La manera de protegerse contra este virus es no pinchar en los correos de desconocidos o en las aplicaciones no oficiales. En el caso de que se esté infectado, se debe recurrir a una copia de seguridad del equipo infectado y reinstalarla. Pagar es siempre la última opción.

Al respecto, el profesor y experto en seguridad cibernética Alan Woodward, indica que el hecho de pagar nos hace vulnerables a otros tipos de crímenes. "Tan pronto pagas, pasas a formar parte de la lista de tontos que cayeron, por lo que probablemente seas contactado nuevamente", resalta Woodward. "Te conviertes en una presa fácil". Como recomendación básica a tener en cuenta, Schenk aconseja a los usuarios "ser muy cuidadosos con las aplicaciones que se instalan.