España, un simple banco de pruebas para la tecnología

Huawei presentó ella sola en 2018 el mismo número de solicitudes de patente europea que toda la economía española