TEB: el autobús que no entorpece el tráfico

Un ingeniero chino inventa un autocar elevado que permite a los coches pasar por su interior, y con capacidad para 1.400 pasajeros

El proyecto de TEB, que sus creadores quieren hacer una realidad en breve
El proyecto de TEB, que sus creadores quieren hacer una realidad en breve

No es un autobús de dos pisos normal. Tiene mucha más capacidad -¡hasta 1.400 pasajeros!- y, sobre todo, ofrece una peculiaridad que la tecnología aplicada al transporte no había proporcionado hasta ahora: el piso de abajo es diáfano, de tal manera que los otros vehículos pueden pasar por su interior para, de esta forma, no provocar atascos de tráfico.

La idea, todavía a modo de prototipo, la ha presentado en sociedad un ingeniero chino, Song Youzhou, en la décimonovena Exposición Internacional de Alta Tecnología de Pekín, y ha sido bautizada como Transit Explore Bus (TEB). Será desarrollado por la empresa china Shenzen Hashi Future Parking Equipment Co. y, según su creador, el primer vehículo podría estar en funcionamiento a finales de agosto.

Consiste, en esencia, en una plataforma de más de dos metros de altura que circula, a través de unos raíles, sobre uno de los carriles de la carretera, a 60 kilómetros por hora, dejando libre el interior para que los otros vehículos circulen.

En su interior viajan hasta 1.400 pasajeros, que no interfieren en el tráfico, ya que el resto de automóviles puede pasar por debajo de ella y seguir su recorrido habitual.

Cada uno de estos artilugios equivaldría a 40 autobuses convencionales, con el consiguiente ahorro en contaminación y en congestión de tráfico. El paso previo sería el de adaptar las autopistas a este tipo de vehículos mediante la instalación de los raíles.

Cada uno de estos TEB contará de cuatro vagones encadenados, con una longitud total de en torno a 60 metros.