Mayra Gómez Kemp explota con Paz Padilla en “Sálvame”: “No soy Santa Mayra de los cojones”

La presentadora del “Un, dos, tres...” fue al programa a hablar de la ausencia de su marido

Alberto Berco y Mayra Gómez Kemp
Alberto Berco y Mayra Gómez KempEfeEfe

Todos recordamos con cariño a Mayra Gómez Kemp y su etapa presentando el “Uno, dos, tres...” en Televisión Española. Siempre ha sido un referente de profesionalidad, paciencia y buen carácter... hasta que se le puso delante Paz Padilla. La mítica conductora de televisión se sentó en “Sálvame” para hablar de la muerte de su marido, Alberto Marco, pero las preguntas de Padilla hicieron que Kemp saltara: “No soy Santa Mayra de los cojones”.

El programa comenzó con calma y buena sintonía. El tema era delicado: Alberto Marco, el actor argentino con el que Gómez Kemp estuvo casada 48 años falleció a principios de año en plena pandemia. La presentadora confesó que su ausencia se le hace cuesta arriba y que siempre le tiene en su recuerdo. Su máxima ahora es poder “revivir los buenos recuerdos” que juntos compartieron.

Pero Paz Padilla no supo recoger el testigo de las palabras de Mayra y aunque ella aseguró que le gusta revivir esos momentos “para volver a vivirlos otra vez”, la de “Sálvame” le quiso matizar:Si vives del recuerdo quiere decir que vives en el pasado”. La innecesaria opinión de Padilla se zanjó con un “no” rotundo de Kemp, que apostilló que ella vive “en mi presente y es cuidarme por la gente que me quiere”.

Gómez Kemp intervino minutos más tarde queriendo dejar claro que aún se acuerda de su marido y que el duelo “necesita un tiempo para pasar”, y Padilla volvió para apostillar: “no es pasar, si no aceptar”, explicó por experiencia propia con la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal. Pero Mayra quiso apuntalar su opinión y se negó: “Yo no aceptaré nunca que me falte mi marido. Nunca. Yo no soy tú”.

Una pregunta muy desafortunada fue el momento en el que Mayra Gómez Kemp estalló contra Padilla: “¿Te preguntas dónde está él?”. Atónita, Mayra negó con la cabeza y dijo, “no. Él murió porque llegó a una edad y tuvo un problema cardíaco. Esas cosas yo no me las pregunto”. El tono fue subiendo y se soltó: “La vida es la vida y es ley de vida, muy bien, pero no tengo por qué aceptarlo Paz. Yo no soy Santa Mayra de los cojones”.

Tras los aplausos del público, Mayra se disculpó por el “santa” en tono jocoso. Pero Padilla no se dio por aludida: “Yo pienso que no se pide que tú seas Santa Marta, se pide que tú no sufras”. Pero en esa frase estuvieron todos los errores. “Primero. Marta nunca, me llamo Mayra. Y lo segundo, tú quieres que piense como tú. Y no, yo soy yo”, le dijo Mayra.

Y así estuvieron un rato, enfrentando sus caracteres. “Lo que tenemos que procurar es no sufrir”, siguió diciendo Padilla, que explicó que “echo de menos a mi marido, pero procuro no sufrir”. Mayra sin embargo opina que “¿por qué no? Si al sufrir me siento más cerca de él. A mí me parece muy bien que tú no sufras, Paz, pero los que sufrimos, sufrimos. Y punto”, y dio por finalizada la cuestión.