Actualidad

Daniel Luque: «La encerrona de Madrid es mi mayor motivación para la de mañana en Zaragoza»

El diestro sevillano cierra su temporada encerrándose con seis astados de distintas ganaderías en el coso maño

Daniel Luque busca cerrar con un triunfo una temporada en la que volvió a abrir la Puerta Grande en Madrid
Daniel Luque busca cerrar con un triunfo una temporada en la que volvió a abrir la Puerta Grande en Madrid

Una espina clavada que aún debe ser extirpada. La encerrona de hace cuatro años de Daniel Luque en Las Ventas, por el Domingo de Resurrección, sigue presente en el torero de Gerena. Más si cabe, cuando mañana, repetirá gesto en la Feria del Pilar ante seis astados de distintas ganaderías. «Es mi mayor motivación para mañana en Zaragoza, ese gran aliciente extra, evidentemente el recuerdo de Madrid lo tienes en la cabeza, pero creo que una no es comparable a la otra: por el momento en el que llego, por el escenario, Madrid da y quita mucho, por el público...», analiza sobre un compromiso que cerrará su temporada en España, puesto que «después de un reto así no puede venir nada más».

Antes de encarar de frente Zaragoza, aún hay tiempo para una reflexión más sobre esa Semana Santa de 2010: «He visto aquella corrida mil veces y considero que no estuve mal, fue simplemente de esos días de Madrid en los que no pasa nada. De lo que sí me he ido convenciendo es de que posiblemente lancé el órdago en el momento que no debía», asume.

Para afrontar un compromiso de tal envergadura, Luque tiene claro que es «fundamental no atacarse con el triunfo, porque como te obsesiones... La tarde se hace muy larga», se autoconvence desde la experiencia propia en Madrid y de este mismo año en Almodóvar del Campo.

«Es un año de reconciliación con la afición de Zaragoza, en el que los toreros nos hemos comprometido para relanzar esa gran feria, además es un feudo que me ha dado mucho crédito en los últimos años, son ya cinco seguidos cortando allí orejas aunque se me resista la Puerta Grande, en San Jorge también tuve una buena actuación y pensé que este gesto era lo más adecuado en una de mis plazas talismán», define sobre «el último puerto fuerte de la temporada».

Sobre la elección del ganado, de diferente encastes y con un toro de Victorino Martín, Luque afirma que «en el Pilar sale el toro serio, tiene ese punto torista, así que he vuelto a apostar por diferentes encastes más allá del toro de Victorino, también hay otro de Alcurrucén y de El Puerto de San Lorenzo, además de divisas triunfadoras en esta plaza como Bañuelos o Fuente Ymbro, he cuidado mucho la elección y todos tienen hechuras de embestir», enumera «deseando que pase ya el gran día para volver a dormir bien».

«Afronto el reto muy ilusionado, creo que es un esfuerzo de consideración, pero voy a poner todo de mi parte para sacar lo que llevo dentro, porque es el colofón a una temporada clave en mi carrera, en la que me ha llegado esa regularidad casi todas las tardes que siempre busca todo torero», comenta radiante y confiado en «salir a la plaza fresco y despejado de mente para imponer mi toreo».

«Zaragoza es una plaza preciosa pero que impone, con un público caliente delante del que siempre me motiva torear y que estoy convencido de que como ha hecho siempre se va a entregar en cuanto vea a un torero de verdad y una faena que le haga emocionarse», concluye a poco más de 24 horas de hacer el paseíllo en el coso de La Misericordia.