El Juli: «El toreo es democrático, del pueblo, que elige a quién quiere ver»

El diestro madrileño repasó la situación actual que atraviesa la Fiesta en Los desayunos de Televisión Española

El torero en Los Desayunos de TVE
El torero en Los Desayunos de TVE

Julián López «El Juli» realizó en la mañana de hoy una defensa a ultranza de la Tauromaquia al esgrimir la libertad de cada individuo a acudir a un recinto taurino ya que «el toreo es del pueblo, es democrático, porque juzga el pueblo, que va a ver a quién le gusta», al tiempo que también

lamentó la utilización «política que desde Cataluña se ha hecho de la Fiesta», comentó el torero durante su paso por Los Desayunos de Televisión Española.

En cuanto a la posibilidad de que otras comunidades puedan seguir el camino de Cataluña, El Juli expresó su confianza «en el respeto y que sea el pueblo y la gente quien decida». Además, el diestro recordó que el toreo «está viviendo un momento importante» y, por tanto, no hay razón para suprimirse las corridas en otras regiones.

Para concluir con el debate de los toros en Cataluña, el diestro incidió en la libertad de cada persona para acudir o no a una plaza de toros: «Si en Cataluña no tiene que haber toros porque no hay afición me parece lícito, no estoy en contra de esto, pero sí estoy en contra de que alguien no pueda ejercer la profesión o de que alguien no pueda ir a los toros porque se lo prohíban», finalizó.

A raíz del tema de la prohibición, María Casado preguntó a El Juli cómo se vivió desde dentro ese ataque a la Fiesta. «La situación nos cogió sin previsión y reaccionamos tarde, pero uno de los grandes logros es hacer del toreo Bien de Interés Cultural, porque más allá de debates, el toreo forma parte de la Cultura española». Y también valoró la labor de los actuales políticos. «Cuando nos hemos reunidos con ellos, torearon muy bien, dando algún capotazo, pero fueron reuniones positivas», valoró.

En este sentido, el madrileño admitió el espaldarazo que supuso para la Tauromaquia su reconocimiento como Patrimonio Cultural inmaterial. «Ahora nos sentimos más reconocidos y protegidos», comentó. En su opinión, es necesario modernizar la figura actual del torero para favorecer la afición entre los jóvenes. «En la plaza me considero cada vez más un torero a lo antiguo, a lo profundo, pero fuera creo que hay que adaptarlo a los tiempos modernos; nos hemos quedado anclados en un mundo antiguo y lo importante es dar una imagen del torero actual», diferenció.

La Tauroeconomía también ocupó una parte importante de la entrevista. En esta cuestión, y en palabras del protagonista, «la salud del toreo ya la quisieran otros mundos». «La imagen que luego se dé de él depende de la quiera darse, pero está fuerte, dos ejemplos concretos son las Ferias de Olivenza y San Isidro: «San Isidro llena 25.00 personas durante un mes y, en Olivenza, la gente vive del fin de semana taurino de marzo», puntualizó.

«El toreo es el segundo espectáculo de masas y hoy se están dando más corridas que en las décadas de los 80 y 90. Menos que en 2007, sí, como tantas otras cuestiones que han bajado sus cifras desde entonces», afirmó el matador madrileño.

Para concluir la charla, El Juli se refirió también a la polémica surgida este invierno con La Maestranza de Sevilla como telón de fondo por la decisión de varios toreros de no volver a torear en esta plaza, mientras se mantenga la actual empresa; Pagés. El problema no se debe a cuestiones económicas sino al trato «irrespetuoso, poco acorde a la categoría de la plaza y a lo que significa un torero», defendió. «Ha sido una decisión muy difícil, porque es una de las plazas donde más ilusión tengo por torear, pero ese trato ni yo ni mis compañeros lo vamos a permitir», finalizó.