La infanta Elena recibe un homenaje por su afición a los toros.

La plaza de toros de Las Ventas ha sido testigo de la tercera edición de este premio, lugar donde la infanta disfruta en numerosas ocasiones de su afición hacia la tauromaquia

La infanta Elena ha recibido hoy en Las Ventas la tercera edición del Premio Nacional a la Promoción y Fomento de la Tauromaquia, que concede la Unión de Federaciones Taurinas de Aficionados de España.

En un acto celebrado en la sala Antonio Bienvenida de la plaza de Madrid, y con la presencia del consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz de la Comunidad de Madrid, y presidente del Centro de Asuntos Taurinos, Ángel Garrido, la infanta ha confesado sentirse «una privilegiada» por recibir este reconocimiento.

«Para mí es un auténtico privilegio y un honor recibir este premio. Todos conocen ya mi afición por el noble arte del toreo, una pasión heredada de mi padre y de mi abuela. Siento un cariño profeso por este arte genuino de nuestro país, y por ello pueden contar siempre con mi apoyo», ha reconocido doña Elena.

Por su parte, Ángel Garrido, quien ha vuelto a ratificar el compromiso del gobierno de la Comunidad de Madrid con la fiesta de los toros, ha calificado a la infanta como una «aficionada insigne, cuya visibilidad en los tendidos de cualquier plaza de toros y su incondicional apoyo a la tauromaquia supone un gran estímulo para los aficionados».

Ha intervenido también en el acto Lope Morales Arias, presidente de la Federación Taurina de Jaén, que hizo un repaso a la relación entre la monarquía y la tauromaquia a lo largo de la historia.

El acto de entrega del trofeo, al que asistieron también los miembros del consejo del Centro de Asuntos Taurinos, con su director gerente, Manuel Ángel Fernández, a la cabeza, y alcaldes de numerosos municipios de la Comunidad de Madrid, estuvo amenizado por el violinista Marcos Núñez, que interpretó un chotis y la pieza «Entre dos aguas» de Paco de Lucía.