Los toros de Adolfo Martín dejan un encierro limpio

El penúltimo encierro de los sanfermines, el más masivo de los de este año, ha sido rápido y se ha cerrado sin heridos por asta de toro, según el primer parte médico de los servicios de emergencias. El encierro, que ha durado dos minutos y cincuenta y dos segundos hasta la entrada de todas las reses en los chiqueros de la plaza, lo han protagonizado los toros de la ganadería de Adolfo Martín.

Los animales han corrido agrupados los primeros metros de la cuesta de Santo Domingo, pero a medida que ha avanzado la carrera se han ido separando hasta llegar a la plaza muy disgregados, con el último muy rezagado, lo que ha provocado los momentos de mayor peligro en el tramo de Telefónica y el callejón del coso.

De hecho, se han registrado tres entradas de los toros en la plaza: una primera, a los dos minutos y doce segundos, con el astado que se ha adelantado; una segunda con el grueso de la manada; y por último, la res que se ha quedado unos metros por detrás.

En Santo Domingo, la manada ha abandonado los corrales encabezada por los mansos, con un primer contacto limpio con los corredores que les aguardaban tras la línea roja que se ha implantado este año por primera vez para delimitar el inicio de las carrera para las personas.

Los de Adolfo Martín, que hacía once años que no corrían en el encierro, han subido la cuesta por el centro a buen ritmo y sin distraerse, excepto uno que ha hecho algún amago de derrote, pero sin llegar a alcanzar a ningún corredor.

La plaza del Ayuntamiento y Mercaderes la han atravesado a buena velocidad, si bien la manada ha empezado a estirarse hasta llegar a la curva de Estafeta, donde dos toros abrían ya el grupo, y que han salvado sin resbalar ninguno de ellos.

En la calle Estafeta, que hoy estaba repleta de corredores al coincidir el encierro en domingo, los toros se han ido separando, abriendo hueco para los corredores, que se han colocado entre las astas y han protagonizado bonitas carreras.

La velocidad de los morlacos hacía difícil mantener el ritmo, lo que ha ocasionado numerosas caídas de corredores, pero los toros han demostrado nobleza y los han sobrepasado sin embestirlos.

En el tramo de Telefónica y bajada del callejón, el último toro, que ha quedado solo ya en Estafeta, ha provocado momentos de tensión al barrer con el asta el vallado derecho, lo que ha llevado a diversos corredores a caer al adoquinado.

En la plaza, una vez dentro las reses, por megafonía se ha tenido que pedir en varias ocasiones a los numerosos corredores que no citaran a los animales, ya que dos de ellos se han quedado despistados en la arena y han tenido que ser guiados a los chiqueros por los dobladores a punta de capote.

El primer parte médico de los servicios de emergencias indica que cuatro personas han sido trasladadas al Complejo Hospitalario de Navarra, todos ellos con contusiones y traumatismos pero sin heridas de asta.

Los toros, con divisa verde y roja, serán lidiados en el coso de la capital navarra por los diestros Diego Urdiales, Manuel Escribano y Alberto Aguilar.

Tres de los corredores trasladados tras el penúltimo encierro de los sanfermines al Complejo Hospitalario de Navarra presentan lesiones de pronóstico reservado, mientras que el cuarto sufre heridas de carácter leve, ninguno de ellos por asta.

Según el parte médico facilitado, tres presentan traumatismo craneal, I.C.D. navarro de 22 años, que está leve; y K.M., irlandesa de 28 y A.I.U., de 38 años, también de Navarra, con pronóstico reservado ambos.

Además C.M.M., de 30 años, de Albacete, ha sido atendido de contusión abdominal y su estado es reservado.

Por otra parte, en la enfermería de la plaza de toros han sido atendidas por lesiones durante las vaquillas que siguen al encierro otras cinco personas, una de ellas traslada al Complejo Hospitalario de Navarra por uretrorragia.

Vea las imágenes del encierro