México, epicentro de la solidaridad taurina

José Tomás, El Juli, Manzanares, Hermoso, Joselito y Luis David Adame, El Payo y Sergio Flores torearon ante 40.000 personas en un festejo benéfico

Ahora que parecen ser olvidados por los telediarios, el toreo quiso estar con ellos, en el corazón de la ciudad, en la plaza que durante días dio cabida a cientos de ellos que de la noche a la mañana se encontraron sin hogar y adquirieron como tal a la mítica Monumental. Ellos son los «Insurgentes», los sublevados que decidieron no rendirse y levantarse en medio de la devastación y la tragedia que provocó la desmesurada fuerza de la naturaleza en forma de seísmo. Ayer Hermoso de Mendoza, Joselito Adame, José Tomás, El Payo, El Juli, Sergio Flores, José María Manzanares y Luis David Adame, símbolos de la tauromaquia de dos continentes, se jugaron la vida por quienes la perdieron en aquel terremoto y demostraron que el mundo del toro se hace más sólido y fuerte cuanto más se necesita. Tampoco quisieron perderse la cita el cantante Fernando de la Mora ni Morante de La Puebla, que tantos buenos momentos ha vivido en ese coso. Una tarde que terminó con dos de los toreros mexicanos, Joselito Adame y Sergio Flores, abandonando «su plaza» a hombros. Cerca estuvieron de acompañarles José Tomás, que volvía a los ruedos tras más de un año de inactividad, y Manzanares.

Pero no hay cartel que abarque todas las manifestaciones taurinas que se han producido en apoyo hacia el pueblo mexicano. La última ha sido la de Enrique Ponce, estandarte del compromiso del toreo con toda necesidad social, que donó los honorarios de su festejo hace unas semanas en dicha plaza a esta causa y que cederá a la Fundación Aladina (dedicada a la cura del cáncer infantil) los 30.000 euros del Premio Nacional de Tauromaquia. Y es que la solidaridad ha estado siempre en el ADN de esta fiesta, muestra de ello son las innumerables ediciones de la Corrida de Asprona o del Festival de Chinchón. Muy destacable también es su compromiso con la lucha contra el cáncer y enfermedades raras, que volvió a estar especialmente latente a raíz de la pérdida del pequeño Adrián y a través de las iniciativas de Gonzalo Caballero en Torrejón o de Cristina Sánchez en su reaparición el pasado año en Cuenca. Aún menos se olvida el toreo de esta vocación ahora que se acercan unas fechas tan marcadas, y lo hace con dos eventos benéficos que ya llevan años fijados en su calendario, como son el partido solidario «Toreros vs Artistas» que se celebrará en Móstoles el 30 de diciembre o el programa «Ningún niño sin juguete» que persiguen la igualdad de oportunidades.