Padilla y Perlaza enloquecen la plaza de Cañaverlaejo

Vista general de la Plaza de Toros de Cañaveralejo, en Cali (Colombia).
Vista general de la Plaza de Toros de Cañaveralejo, en Cali (Colombia).

Triunfos a la entrega hoy en Cali (Colombia), donde Juan José Padilla y Paco Perlaza han cortado dos orejas y Miguel Ángel Perera, una, de la desigual corrida de Fuentelapeña. Padilla se rehizo de su mala suerte al desorejar al sobrero de regalo, mientras Perlaza las logró del segundo, un importante toro que recibió la vuelta al ruedo. Perera arrancó su trofeo a base de conocimiento y temple.

Juan José Padilla se desquitó ante el sobrero de regalo, con el que gustó en los tres tercios. Entregado en toda la lidia, Cañaveralejo respondió con calor a su entrega. Un 'lío' de Padilla, que tras estoquear con habilidad paseó dos orejas. Padilla abrió tarde en Cali con un serio toro de Fuentelapeña. Brilló en un compacto tercio de banderillas el torero jerezano. En la muleta el toro se desfondó y Juan José estuvo esforzado ante él. Fue aplaudido. Muy manso, el cuarto deslució cualquier intento de Padilla de plantear faena. Cuando se desplomaba el toro llegó a sonar el tercer aviso.

Paco Perlaza, que sustituía hoy a Sebastián Ritter, cortó dos orejas del importante segundo toro de Fuentelapeña. Fue una faena basada en la mano derecha, vibrante, que contó con el favor del tendido y que tuvo un colofón efectivo a espadas. El toro recibió la vuelta al ruedo póstuma. No repitió resultado Perlaza ante su segundo ejemplar. El de Fuentelapeña resultó más deslucido y el torero local lo pasaportó con oficio.

Respondió al triunfo de su compañero Miguel Ángel Perera con una labor de mucha capacidad. El torero extremeño cortó una oreja del noble tercero, ejemplar de poco motor. Perera aplicó capacidad para administrar las opciones de su oponente y así toreó con suavidad y templanza con la muleta hasta conjuntar una labor destacada. Remató de estocada entera. El sexto fue un ejemplar muy complicado, que obligó a Perera a recolocarse y reiniciar las tandas a cada momento. Tuvo que tragar mucho para plantear faena el español, que logró una labor muy meritoria, más allá del resultado.