Sanción ejemplar a un grupo de antitaurinos

Impidieron la celebración de un festejo, el pasado 5 de diciembre, en Olocau del Rey

La Policía tuvo que intervenir en la celebración de un festejo taurino en Olocau del Rey
La Policía tuvo que intervenir en la celebración de un festejo taurino en Olocau del Rey

La subdelegación de gobierno en la Comunidad Valenciana ha impuesto una multa de 6.000 euros para cada uno de los 35 antitaurinos que impidieron la celebración del festejo taurino de Olocau del Rey (Castellón) el pasado 5 de diciembre y que vulneraron dos artículos de la Ley de Seguridad Ciudadana: perturbaron la seguridad en actos públicos, deportivos o culturales (art. 36, punto 1) y celebraron una manifestación de más de 20 personas sin haberla convocado antes (art. 37). Además, también se les exigirá que rindan cuentas por el perjuicio económico para el municipio y los daños causados en la ciudad.

De los 35 antitaurinos identificados por la policía, sólo seis eran de la provincia de Castellón y 29 venían de otras partes de España.

Inmediatamente después al sabotaje anti, el colectivo del 15-F se movilizó para defender la libertad de los taurinos. Se trata del mayor castigo fijado hasta ahora en España, más que el impuesto a los boicoteadores del Toro de la Vega (Tordesillas), que fue sancionado en su día con 5.200 euros.

Sin embargo, el senador territorial de Compromís, Carles Mulet, ha cargado contra el subdelegado del Gobierno de Castellón, David Barelles, del que dijo que actúa como “un gobernador civil del franquismo” y exige que se retiren las sanciones mencionadas, destacando la “poca vergüenza” del subdelegado castellonense por lo que considera “regodearse al anunciar sanciones de 6.000 euros, la mayor multa impuesta nunca a los movimientos animalistas”.