Sexo, drogas y un asesinato, así es "Élite"

Netflix estrena su segunda temporada este viernes

  • Sexo, drogas y un asesinato, así es "Élite"

Tiempo de lectura 4 min.

05 de septiembre de 2019. 18:01h

Comentada
Cecilia García Madrid. 4/9/2019

Su estreno no pudo ser más oportuno porque entraron en un territorio –las series para adolescentes– que era un páramo ante la sequía de propuestas. De ahí que la primera temporada de «Élite» se viese como un vergel que merecía una segunda temporada que se estrena el viernes en Netflix. «Con la excepción de ‘‘Por trece razones’’, estaba claro que había un hueco en el mercado y, en ese sentido, ‘‘Élite’’ ha sido un revulsivo que además tiene un hecho diferencial al tomar la estructura del ‘‘thriller’’», afirma uno de sus creadores, Carlos Montero, que estuvo detrás del éxito de «Física o química».

El reencuentro con los estudiantes de Las encinas no puede ser más amargo y no por sus coqueteos con las drogas , la violencia y el sexo –los ingredientes que sazonan todas las tramas de una ficción de este corte–, sino porque se enfrentan a la muerte, la de Marina, con su presunto asesino en la cárcel y otro sospechoso libre, además de una nueva desaparición. Guzmán (Miguel Bernadeau) es el que sufre la mayor secuela, ya que la fallecida es su hermana. «El dolor le va a ayudar porque va superar sus problemas de autoestima y logra reconciliarse consigo mismo. También aprenderá a perdonar y a no ser rencoroso», explica el actor. Otro de los creadores, Dario Madrona puntualiza que con los nuevos acontecimientos, «se aporta suspense y una sensación de tragedia».

¿Qué comprarían las protagonistas de ‘Élite’ en la nueva temporada de Zara?

Al reparto original, que cuenta con dos bajas «forzosas», aunque aparecerán en algún episodio, de Jaime Llorente y Miguel Herrán –ambos forman parte del elenco de «La casa de papel»– se incorporan tres actores: Georgina Amorós (Cayetana G), el chileno Jorge López (Valerio M) y Claudia Salas (Rebeca P). Según Carlos Montero había cuatro requisitos que tenían que cumplir los elegidos: «Que fuesen inteligentes, que estuviesen buenos, guapos y que tuviesen carisma». Además, añadió que, por la dimensión de los personajes, «cada uno podría ser protagonista de sus propia serie». Y es que como dice Bernardeau lo bueno de «Élite» es que es una serie que es muy consciente de lo que es y da a sus espectadores justo lo que quieren: una trama rápida, con multitud de sobresaltos y situaciones distintas y un entretenimiento sin más pretensiones.

El efecto de las redes sociales

Tanto Montero como Madrona no se arrogan la potestad de ser unos expertos en cómo se comportan los jóvenes que están al otro lado de la pantalla. «En la serie no se intenta imitar cómo hablan y se expresan; al revés, su lenguaje es más propio de adultos. Lo que sí hacemos es ponernos en su piel y no estar nunca por encima de ellos» para añadir una frase lapidaria: «Lo peor es cuando estás al servicio de los fans».

De lo que sí que están pendientes, y así el actor Omar Ayuso lo ratifica es del impacto entre los jóvenes de las redes sociales. «La realidad virtual es una cosa y la vida real es otra. En Twitter, Facebook e Instagram lo que se muestra es idílico y todo el mundo está muy bien, pero no por tener más seguidores eres mejor persona». En todo caso, «Élite» ha enseñado a sus responsables y al elenco «a ser más ambiciosos y explorar nuevos caminos». Veremos si eso se consuma en la tercera entrega que ya ha confirmado Netflix y que ya se ha rodado.

Te puede interesar:

Danna Paola y su cambio de ‘look’ que recuerda a Aitana

Aitana y Miguel Bernardeau derrochan amor y estilo en Ibiza

La fiesta de Netflix: los ‘looks’ de las actrices españolas

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs