«Criminal»: ¿quién miente?

«Thriller» psicológico. Netflix estrena el viernes una serie centrada en distintos interrogatorios protagonizada por Carmen Machi, Eduard Fernández e Inma Cuesta

Inma Cuesta interpreta a una mujer acusada del asesinato de su hermana que padece brotes psicóticos
Inma Cuesta interpreta a una mujer acusada del asesinato de su hermana que padece brotes psicóticos

«Thriller» psicológico. Netflix estrena el viernes una serie centrada en distintos interrogatorios protagonizada por Carmen Machi, Eduard Fernández e Inma Cuesta.

Queda inaugurada la tendencia de las series minimalistas con «Criminal», que Netflix estrena este viernes. Al menos en su aspecto formal, ya que en ella se elimina lo suplerfluo y se opta por la austeridad con apenas tres escenarios distintos y unos cuatro o cinco actores por capítulo. La sobriedad también se traslada a las interpretaciones, aunque los diálogos entre los personajes son lo más parecido a un partido de tenis con unos saques, reveses, golpes de derecha y «smash» verbales que provocan el asombro del espectador. Es difícil imaginar que esta serie se hubiera podido hacer de otra manera puesto que no tiene más tramas que los distintos interrogatorios policiales y el duelo psicológico entre los policías y los sospechosos.

«Es muy interesante porque se conoce a los personajes a partir del interrogatorio. No hay ninguna referencia del exterior: los espectadores sabrán cómo son por sus gestos y sus declaraciones», afirma Carmen Machi, que encarna a una mujer que no tiene ni hijos ni pareja y deposita todo su amor en su perra. A ella le preguntan para saber cuál es el paradero de su hermano. Machi tiende paralelismos entre «Criminal» y una obra de teatro «porque se centra en las conversaciones y los diálogos». Después, precisa que «los movimientos de cámara y los primeros planos son tan acertados que se genera una genuina tensión audiovisual». Eduard Fernández –ganador de dos premios Goya por «Fausto 5.0» (2001), y «En la ciudad», (2003) asiente con la cabeza. Él se mete en la piel de un hombre forjado en los tiras y aflojas con las fuerzas de orden. «Cree que tiene las de ganar pero miente y se miente a sí mismo. Es un personaje desgraciado que hace putadas a los demás. Lo acepté porque me apetecía mucho este juego de apariencias y porque el director era Mariano Barroso».

Ambos coinciden en que la ficción española está pasando por un gran momento «porque cada vez hay más series transgresoras y se está permitiendo llevar a la pequeña pantalla ideas muy locas», reflexiona Fernández. Inma Cuesta, que también participa en la ficción, piensa que hablar de la poca calidad del audiovisual español «es un tópico que, además de ser falso, se ha quedado muy antiguo. Afortunadamente, los espectadores y los creadores hemos hecho este camino juntos y sabemos que hay más productos buenos que malos».

Jugar al ratón y al gato

«La esencia de ‘‘Criminal’’ es que los personajes se comportan como en el juego del ratón y el gato. La premisa es confundir al oponente, despistarle para que no sepa la verdad», explica Cuesta, que vive un particular reto con su personaje, Carmen, una mujer acusada de asesinar a su hermana. «Lo más complejo era exteriorizar su estado mental porque está tomando un tratamiento fortísimo indicado para personas que tienen brotes psicóticos. El desgaste interpretativo ha sido tremendo ya que es un personaje muy oscuro... es frágil, pero no vulnerable y nunca se sabe por dónde va a salir», comenta Cuesta. El reparto se completa con Álvaro Cervantes, que interpreta un policía «intuitivo que tiene una relación furtiva con su jefa, algo que le afecta en las investigaciones», y Emma Suárez.