Enganchados a la "tele"

La televisión sigue siendo el centro de los hogares... aunque no hay nada seguro sobre el futuro. El móvil o el internet de las cosas han llegado para cambiar de sitio a la «reina de la casa» o darle otros cometidos.

La televisión sigue siendo el centro de los hogares... aunque no hay nada seguro sobre el futuro. El móvil o el internet de las cosas han llegado para cambiar de sitio a la «reina de la casa» o darle otros cometidos.

Vaya por delante un anuncio que a más de uno le parecerá increíble: Al menos 800.000 españoles no ven nunca la televisión. Dicho lo cual, y sin ahondar en las razones de este desapego a la llamada «caja tonta», es necesario puntualizar que esa minoría de compatriotas son una rara avis. En realidad, los españoles nos quedamos absortos frente a la pantalla una media de 240 minutos al día, casi cuatro horas enteritas de nuestro tiempo. Y subiendo, según algunos estudios. La fiebre de las series tiene mucho que ver en ese repunte de las horas que pasamos frente al televisor. Lo tenemos fácil: el 99,3% de los hogares en España tiene uno de esos aparatos o más. Con todo, estamos lejos de los campeones del mundo en tantas cosas: cada estadounidense pasa un promedio de 282 minutos al día frente al televisor, una hora más que la media del resto de países con economías desarrolladas.

Y para los que creen que los móviles le ganarán la partida a las televisiones, que la costumbre cada vez más extendida –especialmente entre los jóvenes– de ver la televisión con el teléfono en la mano, muestra de la potencia y poderío del pequeño aparato de telecomunicaciones, otro dato: la televisión es el medio de comunicación más utilizado en los hogares de la Unión Europea y el 87% de sus ciudadanos la ve cada día. El futuro, con todo, pasa por la interacción de todos estos aparatos de alta tecnología. El internet de las cosas ya está aquí –al menos para algunos, los que lo puedan pagar y aprender sus usos–. Estamos a punto de utilizar móvil y televisión interactiva. Es cuestión de tiempo. Y de dinero, obviamente, que se popularice. El uso del móvil para domótica es lo más conocido y utilizado, principalmente como mando de la TV y para activar la alarma del hogar. El «smartwatch» es conocido por 7 de cada 10 usuarios, aunque su uso es muy limitado (3%). La televisión, su futuro, pasa por que se adelante a los deseos de quienes la ven. La «caja tonta» no lo es tanto. Tiene claro que debe espabilarse y darle al televidente lo que quiere ver. Aunque éste aún no lo sepa.