La franquicia Pablo Escobar

Su hijo Juan Pablo presentó ayer un nuevo documental que se emitirá el lunes en DMAX.

Su hijo Juan Pablo presentó ayer un nuevo documental que se emitirá el lunes en DMAX.

«Durante el rodaje me negué a pagar por entrar en mi propia casa –''Hacienda Nápoles'', reconvertida ahora en un parque temático– y me consta que hay mucho ''merchandising'' sobre mi padre: camisetas, llaveros, restaurantes con su nombre... La gente tiene que ser consciente de que no es lo mismo comprar una taza de Pablo Escobar, con el historial delictivo que tenía, que de Elvis. Se ha convertido en una franquicia que no tiene dueño». Contundentes palabras de su hijo, Juan Pablo, que ayer visitó Madrid para presentar el documental «Escobar al descubierto», que se estrenará el lunes en DMAX. En él, se puede ver cómo regresa a Medellín para seguir el rastro de su progenitor, pasea por el barrio de Moravia que construyó en un basurero, y se muestran vídeos e imágenes inéditas de su familia. «Este archivo tiene una gran importancia porque es el testimonio de muchas personas que hoy están muertas. A veces la ficción cambia, desenfoca o deforma la realidad, pero ahora se va a poder ver la verdadera historia».

La dualidad sobre la personalidad de su padre se mantiene tres décadas después de su muerte. «Me dio muy buenos consejos y me educó en unos valores que nunca puso en práctica», dice. Las paradojas y las contradicciones de su vida las resume con una anécdota: «Compró el club de fútbol Atlético Nacional para que los chicos se mantuviesen alejados de la droga, justo con lo que él se estaba haciendo millonario». Para Juan Pablo, su rocambolesca vida, y las series y libros que se han escrito sobre él le han convertido en un narcotraficante con «glamour». «Se ven algunas producciones y no se sabe si están hablando de Pablo Escobar o de James Bond», sentencia.

Jóvenes que le imitan

Los primeros dardos se los lleva «Narcos», de Netflix. «Ignoro si han sido errores involuntarios o se han cometido a propósito. Lo que puedo afirmar es que prescinden de la realidad para crear una ficción que se vende como la auténtica historia. El resultado es que ha inspirado a muchos jóvenes para que le imiten». La segunda andanada es para la telenovela colombiana «Escobar, el patrón del mal» porque «lo más curioso es que en la producción participaron muchos familiares de las víctimas de la violencia que ejerció mi padre y lo único que consiguieron es generar más fanáticos». Tampoco tiene buenas palabras para «Loving Pablo», la película dirigida por Fernando León de Aranoa y que está protagonizada por Javier Bardem y Penélope Cruz. «Lamento que tanto talento español se haya desperdiciado en una cinta basada en un libro escrito por una estrella de la televisión que narra su historia de amor con mi padre. No tiene ninguna credibilidad. Bardem y Cruz al comprar los derechos se equivocaron de libro», afirma sugiriendo, quizá, que hubiese sido mejor que adquiriesen los del suyo. Juan Pablo reconoce que su padre se ha convertido en un mito y que «se hace un uso irresponsable de su nombre hasta convertirse en un negocio».