Soraya Arnelas: «En “Tu cara me suena” no me lo van a poner fácil»

La artista es la primera concursante confirmada de la séptima entrega del programa de Antena 3, en el que ya ha intervenido como invitada.

La artista es la primera concursante confirmada de la séptima entrega del programa de Antena 3, en el que ya ha intervenido como invitada.

a ex concursante de «OT» y representante de España en Eurovisión 2009, con la canción «La noche es para mí». Es una artista todoterreno, valiente y atrevida, con ganas de aprender y de afrontar nuevos retos profesionales. El último: ser participante de la séptima edición de «Tu cara me suena». Soraya Arnelas está embarcada en su gira musical, pero con la mente preparada para meterse en la piel de los artistas más dispares, y si son hombres o folclóricas, mejor. El concurso de Antena 3 no es un terreno desconocido porque ha acudido en dos ocasiones como invitada, pero ahora se siente con fuerzas y ganas para afrontar un desafío en el que seguro estará a la altura. La extremeña se siente plena y en equilibrio gracias en gran medida a su pareja, Miguel Herrera, y a su hija Manuela.

–¿Por qué ha aceptado participar en «Tu cara me suena»?

Porque soy una mujer llena de ilusiones que se plantea retos continuamente y porque después de participar en concursos de baile y de canto lo que me quedaba era imitar. Meterme en un espacio como este, de puesta en escena y de caracterización, es todo un desafío.

-Ha pasado por este formato como artista invitada en dos ocasiones, en 2011 y 2013, ¿no le picó entonces el gusanillo?

La primera vez que acudí me gustó bastante y me lo dejaron caer, pero por aquella época me lo pensé porque es un programa que implica muchos meses y me recordaba a «Operación Triunfo». Ahora mi hija ya tiene una edad, aunque tengo conciertos tampoco es un volumen enorme y creo que lo puedo compatibilizar.

–No es lo mismo ir de invitada que someterse todas las semanas al juicio del jurado...

Sí, pero los conozco bien y sé que van a ser muy exigentes conmigo. Después de 14 años de profesión trabajaré duro, pero, sobre todo, voy a pasarlo bien y a disfrutar.

–Es un formato al que cada vez se atreven a ir más cantantes profesionales. ¿Qué cree que supone para un artista?

Un reto grandísimo. Aunque nuestra profesión sea cantar y, a priori, parezca más sencillo, no es solamente eso. Hay que imitar los movimientos, la puesta en escena, las coreografías... Es el MIR para un artista porque tienes que poner en el escenario lo que has aprendido en todos tus años de carrera.

–Se pone a prueba en géneros inéditos para usted...

Sí, como el heavy, el flamenco, que sé que me va a tocar porque es mi punto débil. Los profesores y los que llevan el programa saben muy bien el terrero en el que me muevo como pez en el agua y no me van a dar personajes fáciles, todo lo contrario.

–¿A quién le gustaría imitar?

Todavía es muy pronto, no sé cómo me ven ellos, pero a mí me encantaría Joaquín Sabina, por ejemplo. Sobre todo, sacar el lado masculino, o alguna folclórica, que me da mucho miedo. Quiero hacer cosas diferentes, cosas que no se parezcan en nada a mí, incluso me encantaría algo de corte humorístico.

–En 2017 decía que estaba en el camino de convertirse en la persona que quería ser. ¿Es esa mujer ya?

Sí, pero sé que todavía quedan muchas cosas por pulir. El ideal que siempre he querido es ser una buena mamá, una buena pareja, una buena hija y una buena profesional. Podré hacer las cosas mejor o peor a nivel profesional, a la gente le podrá gustar mi música más o menos , pero ser una persona educada y con principios era fundamental y lo estoy consiguiendo. Me queda por hacer, pero estoy muy contenta con la persona que estoy construyendo.

–¿Es exigente?

Siempre he sido competitiva conmigo misma, no con los demás. Esto es un secreto que nunca he contado, pero en el programa en el que participé con mi pareja, «A bailar», lo pasé tremendamente mal porque me exigía demasiado. El ser madre me ha aportado una enorme paz, una gran tranquilidad y una forma de ver las cosas diferente. Esta vez sé que me lo voy a tomar de otra manera porque estoy en otro momento personal y por eso he aceptado.

–Es muy activa en las redes sociales, ¿cómo encaja las críticas?

Cuando eres auténtico y no mantienes una postura de cara al exterior no tienes que esconderte. Creo que lo único que hay que hacer es tener dos dedos de frente y habla desde el amor, sea cual sea la materia de la que estemos tratando, y con algo que es esencial: respeto.

–¿Te arrepientes de algo?

-Me arrepiento de no haber tomado clases de piano, de guitarra, incluso de crochet o de tener más tiempo para aprender cocina. Tengo muchas ganas de seguir aprendiendo.