Tiburones: del miedo a la fascinación

Desde mañana y hasta el próximo domingo, Discovery ofrecerá trece documentales sobre los escualos.

Imagen de uno de los documentales que se emiten esta semana en Discovery
Imagen de uno de los documentales que se emiten esta semana en Discovery

Desde mañana y hasta el próximo domingo, Discovery ofrecerá trece documentales sobre los escualos.

En 1975, Steven Spielberg activó una psicosis colectiva entre los bañistas con el estreno en junio de ese año de «Tiburón». Desde entonces, las especies de este escualo tienen muy mala fama, al tiempo que fascinan a los humanos quizá porque el miedo es uno de los sentimientos más adictivos. A partir de mañana y hasta el próximo domingo, Discovery Channel celebra una nueva edición de «Shark Week» con la emisión de trece documentales. Una de las piezas más interesantes es «Expedición al pasado: megadolón», una especie ya extinguida que era cinco veces más grande que un Tyrannosaurus Rex, pesaba 60 toneladas y dominó durante 20 millones de años los océanos. Los paleontólogos, a través de sus dientes fosilizados, están intentando averiguar la razón de su desaparición. En «Los tiburones de Headstone Hell», el científico Ridley Elliot analiza un extraño hábito que se practica en una isla del Pacífico Sur, Nolfolk. En los últimos años es el lugar de reunión de los tiburones tigre. Los habitantes tiran cadáveres de animales para protegerse, pero ha ocurrido el efecto contrario: cada vez son más voraces. Esto ha provocado que los ataques contra los humanos hayan aumentado.

Víctimas mortales

La pesadilla que se vivió en la cinta de Spielberg se está repitiendo –sin hacer tantas concesiones como en la ficción– en las aguas de la bahía de Cape Cod, en la costa de Massachusetts, justo donde se rodó la película. Hace una semana, una familia estaba en una embarcación cuando un tiburón blanco apareció detrás del pez que uno de los niños estaba pescando, saltó y se lo comió. No hubo víctimas. Sin embargo, en septiembre de 2018 falleció un hombre por un posible ataque de un escualo. Era algo que no sucedía desde 1936. En «Defensa contra tiburones», tres expertos se trasladan a Nueva Zelanda para probar la tecnología más avanzada e innovadora con el fin de preparar un programa de prevención que sea eficaz.

Frente a estas visiones aterradoras está la experiencia de Joe Romeiro, un experimentado naturalista y director de fotografía del documental «Tiburones: aguas peligrosas». Él los conoce bien y dice que «cuanto más tiempo estoy en el agua con ellos y más cómodo me siento, será mejor nuestra interactuación». Eso sí, recomienda que nadie lo intente ni que las personas que estén cerca actúen como si fuesen los peces que se comen, «que se le alejan rápidamente o de forma confusa». Romeiro cree que los tiburones son unos «incomprendidos». «Jacques Cousteau dijo: ‘‘Protege lo que amas’’ y es lo que intento hacer con los escualos. La única forma de lograr que las personas se enamoren de ellos es contar las grandes historias que protagonizan».