La cola de la Sagrada Familia se hará dentro para evitar molestias

La Junta Constructora de la Sagrada Familia se ha comprometido a trasladar este verano al interior del recinto de la basílica las colas para comprar las entradas y para entrar en el templo, con el fin de evitar el impacto que tienen en la vía pública. La entidad ha indicado que trabajan para hacer realidad este compromiso con el que pretenden contribuir a reducir el impacto que los 3,2 millones de visitantes al año que recibe el templo expiatorio de la Sagrada Familia tiene en la vía pública.

El compromiso de internalizar las colas lo ha anunciado hoy el concejal del distrito del Eixample, Gerard Ardanuy, y forma parte del segundo paquete de 66 medidas fruto del grupo de trabajo que el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha con vecinos y la Junta Constructora de la Sagrada Familia, que se implantarán en este entorno.

Ardanuy ha subrayado la "muy buena implicación para ayudar corregir la situación" que ha mostrado el templo y que se suma a la colaboración que desde hace años existe con comerciantes y vecinos.

En este sentido, el concejal ha destacado que la Junta Constructora de la Sagrada Familia haya propuesto y se haya comprometido a aumentar la venta de entradas al templo en internet (que ya roza el 70 %) y que haya implantado franjas de acceso cada 15 minutos.

Entre las acciones que llevará a cabo el ayuntamiento a partir de abril, cuando empieza la temporada en la que acuden más visitantes al templo y sus inmediaciones, Ardanuy ha destacado que en seis puntos del entorno del templo trabajarán agentes cívicos.

También se mejorará la gestión del aparcamiento de los autocares con un nuevo sistema con el que unos dispositivos alertarán, a través de internet, si alguna de las 40 plazas de la ZonaBus está libre, con lo que los autocares se ahorraran dar vueltas buscándolas.

Otras medidas que se implantarán antes de verano son un nuevo plan de inspección de las actividades económicas que se desarrollan en la zona, el uso del solar de las calles de Lepanto con Aragón y la redacción del Plan de Comercio y Turismo de la Sagrada Familia.

Ardanuy ha remarcado que, a pesar de los cinco millones de visitantes que recibe cada año, el de Sagrada Familia "es un barrio muy tranquilo fuera del horario laboral pero con mucha presión"en las horas en que se puede acceder a la basílica.

Sobre la demanda vecinal de que las calles Sardenya y Mallorca sean peatonales en sus tramos próximos al templo, Ardanuy ha asegurado que "se está estudiando, tanto en días laborables como en fines de semana".

En declaraciones a los medios, el presidente de la asociación de Vecinos de Sagrada Família, Joan Itxaso, ha considerado "totalmente insuficientes"las medidas que ha tomado en el barrio el consistorio en este mandato y ha asegurado que Ardanuy ha dado por hecho el acuerdo de los vecinos sin esperar a la reunión que celebrarán la semana próxima para explicárselas.

Respecto a los agentes cívicos, Itxaso ha considerado que en el barrio "no hay un problema de civismo, sino de ordenar el turismo".

El dirigente vecinal ha manifestado su decepción porque hoy no se haya anunciado un cambio en la ruta del Bus Turístic, que esperaban.

También porque no se tome la decisión de ampliar las aceras de las calles entre la Diagonal y el templo por las que llegan los turistas de los autocares y de limitar las terrazas en ellas.

Sobre la gestión inteligente de los aparcamientos de autocares situados en las inmediaciones del área de exclusión, por la que no pueden circular, el dirigente vecinal ha recordado que esta propuesta la presentaron hace tres años.