La Habana cumple 500 años, una ocasión perfecta para visitar la ciudad

Una destacada y densa agenda de eventos, festejos y celebraciones adornarán el día a día de la capital isleña. No pueden faltar.

La Habana está de moda. Más aún en el 2019, cuando se cumplen los 500 años de su fundación. Una destacada y densa agenda de eventos, festejos y celebraciones adornarán el día a día de la capital isleña. No pueden faltar.

Todo comenzó un 16 de noviembre de 1519 cuando Diego Velázquez de Cuéllar, bajo la sombra de una ceiba, celebró una misa conmemorativa de tal fundación. La bautizó como San Cristóbal de La Habana, aunque con el paso del tiempo se quedaría para la posteridad con uno más corto y sonoro: La Habana. Al parecer, proviene de una derivación fonética del nombre de un importante cacique indio, dueño de aquellas tierras, llamado Habaguanex.

En todo caso, este medio milenio que ha dado mucho de sí. La impronta española, presente durante siglos, queda reflejada en los más variados aspectos de la vida cubana: arquitectura, idioma, religión, literatura, gastronomía... Y es que La Habana seguirá teniendo en su corazón de manera imperecedera un pedacito de España.

La gran restauración del majestuoso capitolio, con una de las cúpulas más grandes y altas del mundo, será uno de los hitos que conformen este entrañable año de celebraciones.

Desde 1519 al día de hoy han pasado, lógicamente, muchas cosas; pero, a pesar de contiendas, guerras y desavenencias, el cariño mutuo de se tienen Cuba y España no se marchita. Como cualquier historia de amor ha tenido sus altos y sus bajos, sus encuentros y sus desencuentros.

Un ejemplo de esa sintonía ha sido elegir a España como país invitado para la Feria Internacional de Turismo del 2019 que se celebró en la fortaleza de San Carlos de la Cabaña (imponente ejemplo de arquitectura militar española).

Así pues, este año piensen en Cuba; maduren la idea de viajar a La Habana en vacaciones. Verán el número 500 por todos lados. No es para menos. Un cumpleaños tan especial debe ser homenajeado como se merece.

Paseen por el casco antiguo de la ciudad (declarado en 1982 por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad); dejen volar la imaginación y piensen cómo debió ser esta capital siglos atrás; admiren sus fortificaciones y plazas; deslúmbrense por la belleza de la bahía; fúmense, si lo desean, un buen puro acompañado de un ron añejo en honor a esa efeméride y no olviden que estar en La Habana, en muchos aspectos, es como estar en casa. Aquí, se lo garantizo, a pesar de los miles de kilómetros de distancia, se sentirán arropados por la hospitalidad y cariño de sus habitantes.

Es La Habana; simplemente recordarla te dibuja una sonrisa en el rostro.