Un nuevo aeropuerto sin torre de control

El control remoto permitirá gestionar todos los vuelos desde unos 300 kilómetros de distancia en el aeropuerto más nuevo de Suecia

Visión por dentro de un aeropuerto
Visión por dentro de un aeropuerto

Suecia ha desarrollado un nuevo aeropuerto con la peculiaridad de que este no cuenta con torre de control, permitiendo a los controladores aéreos trabajar a unos 300 km de distancia de las instalaciones.

Suecia ha desarrollado un nuevo aeropuerto con la peculiaridad de que este no cuenta con torre de control, permitiendo a los controladores aéreos trabajar a unos 300 km de distancia de las instalaciones.

Suecia ha desarrollado un nuevo aeropuerto con la peculiaridad de que este no cuenta con torre de control. Esto lo permite la última tecnología de aviación que, a través del control remoto, permite a los controladores aéreos trabajar desde unos 300 kilómetros del aeropuerto. Las nuevas instalaciones se sitúan en las Montañas Escandinavas y cuenta con tecnología de control remoto del tráfico aéreo desarrollada por una compañía sueca Saab. Se prevé que este nuevo método mejore la seguridad y abarate los gastos del aeropuerto. Los controladores aéreos se ubicaran a 300 kilómetros, en Sundsvall y contarán con cámaras de alta definición y sensores situados en el aeródromo además de tecnologías de realidad aumentada. Las cámaras del aeródromo cuentan con vistas de 360º, visión nocturna mejorada y enfoque mucho más eficaz al convencional. La información captada por estas cámaras y sensores ubicadas en las instalaciones aeroportuarias se recogen en el centro de gestión y control de Sundsvall. Todo ello permite a los controladores contar con una visión e imágenes más completas que las que ofrece una torre de control convencional. Por otra parte, la realidad aumentada ofrece la oportunidad de superponer la información de los vuelos a imágenes en vivo y, además, escuchar sonidos externos del aeropuerto. El aeropuerto sueco comenzará con sus servicios el 22 de diciembre y pondrá a prueba sus cámaras de alta resolución y de realidad aumentada abriendo las puertas a nuevas formas de volar.