Bukele descalifica archivos de la masacre “El Mozote” en El Salvador

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, desacreditó los archivos militares de la masacre más grande documentada en la historia reciente de la región, perpetrada por las fuerzas armadas en 1981

(AP). El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció el jueves que desclasificó los archivos militares de la masacre de El Mozote, la más grande documentada en la historia reciente de América Latina, perpetrada por las fuerzas armadas en 1981 y que dejó casi mil campesinos fallecidos, en su mayoría mujeres, ancianos y niños.

“Nosotros vamos a desclasificar voluntariamente estos archivos. Seguimos comprometidos que si hay algún archivo que falte por buscar incluso se harán de dominio público”, dijo en una conferencia de prensa en Casa Presidencial transmitida por radio y televisión a todo el país.

Los archivos, que estaban en una mesa al lado del podio desde el que Bukele se dirigió a la nación, se entregarán a la Fiscalía General de la República, agregó.

El mandatario explicó que, como Comandante General de la Fuerza Armada, ordenó la búsqueda y que le entregaran los archivos, pero apuntó que muchos fueron destruidos en los casi 40 años trascurridos desde la matanza.

“Yo he desclasificado todo lo que queda de los archivos de la masacre de El Mozote. No estamos escondiendo ni media página, la historia nos dará la razón”, agregó.

Más de tres décadas después de la matanza, el juez Jorge Guzmán reabrió la investigación luego de que la Corte Suprema derogó la Ley de Amnistía General de 1993, que impedía investigar delitos de lesa humanidad y crímenes cometidos durante la guerra civil. De los 18 exmilitares citados por el magistrado en marzo de 2017, varios habían fallecido y fueron retirados del proceso y, los que se presentaron, negaron su participación y alegaron que muchos archivos se perdieron durante el conflicto o fueron destruidos.

En noviembre del año pasado, Guzmán ordenó a Bukele que entregara todos los archivos militares relacionados con la matanza. Días después, el mandatario aseguró que se entregarían, pero explicó que ya no estaban en el Estado Mayor Conjunto.

La masacre ocurrió entre el 11 y 13 de diciembre de 1981 a unos 120 kilómetros al este de la capital, San Salvador, durante una operación del ahora extinto batallón Atlacatl, entrenado en Estados Unidos en tácticas de contrainsurgencia. Los soldados entraron a la zona en busca de unidades de la guerrilla, pero algunos mataron a civiles.

Muchos cadáveres fueron abandonados dentro de una iglesia a la que luego se le prendió fuego. En una fosa, los forenses encontraron 136 esqueletos de niñas y niños con edad promedio de seis años.

Un informe de la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas de 1983 responsabilizó de la matanza al coronel Domingo Monterrosa, entonces comandante del batallón Atlacatl; al jefe de operaciones, el coronel Armando Azmitia, y a otros seis oficiales que no fueron juzgados bajo el amparo de la ley de amnistía promovida por el presidente Alfredo Cristiani (1989-1994).

Monterrosa y Azmitia murieron en El Mozote el 23 de octubre de 1984, cuando el helicóptero en el que viajaban explotó por una bomba colocada por la guerrilla.

La Comisión de la Verdad, que investigó las violaciones de los derechos humanos cometidas durante la guerra civil, se creó tras la firma de los Acuerdos de Paz del 16 de enero de 1992, que dieron por finalizado un conflicto armado de 12 años con alrededor de 75.000 fallecidos y miles de desaparecidos.