Acoso escolar
R. Ortega

Plantean novedosas medidas en Soria para hacer frente al acoso y absentismo escolar

La Dirección Provincial de Educación lidera un proyecto de investigación en los colegios de la provincia

Promover una convivencia positiva e inclusiva en los colegios a través de prácticas restaurativas que prevengan conflictos entre escolares, profesores y familias, y que mejoren el éxito académico de los estudiantes, es uno de los objetivos del proyecto de investigación «Inclu-Duero» que, durante los dos próximos años, desarrollará la Dirección Provincial de Educación de Soria en los colegios de la provincia.

«Al alumno hay que darle alternativas y no castigarle», asegura a LA RAZÓN Esther Soria, asesora de atención a la diversidad y directora de esta interesante iniciativa, quien pone como ejemplo al IES Nuño Gaya de Soria de lo que buscan ante casos de acoso o absentismo escolar. En este centro educativo detectaron un caso de ciberbullying y decidieron «condenar» al alumno a realizar en clase un taller sobre redes sociales.

Este proyecto que lidera Soria, es una de las diez iniciativas elegidas por el Gobierno regional para investigar y recoger evidencias científicas en los próximos dos cursos en centros educativos de Soria, con el reto de obtener la mejora de los resultados académicos y de la convivencia en las aulas, y que después pueda extenderse a toda la Comunidad.

Esther Soria explica a este periódico que, además de poner en marcha medidas que favorezcan la convivencia positiva en los colegios, este innovador proyecto se apoya en la educación emocional. ¿Cómo? Pues a través del Plan del Fomento de la Lectura y con la ayuda de los profesores, que también recibirán formación y materiales. Además, cada colegio seleccionará los libros que mejor se adapten a sus necesidades, con los que trabajarán durante el curso para favorecer el desarrollo personal, emocional y social de los alumnos.

Un tercer eje de esta iniciativa es el del fomento de los programas intergeneracionales en los municipios, que se llevarán a cabo con la colaboración de los Centros de Acción Social, los ayuntamientos, la Diputación de Soria y la Junta. Y todo ello, con la implicación de las familias.

«Su aportación será esencial», señala Esther Soria, mientras explica que éstas participarán a través de sesiones de información y formación con los responsables del proyecto en cada municipio, pero también colaborando en todas aquellas actividades que cada colegio diseñe y realice adaptada a sus intereses y necesidades.