Actualidad

Lopetegui tuvo que ponerse muy serio

El Sevilla está en octavos de Copa (3-1). La competitividad del Levante obligó a titulares a jugar un partidazo para no complicarse la noche

Sevilla - Levante
Este preciso derechazo de Fernando abrió para el Sevilla el camino de los octavos de final de Copa. EFE/Raúl Caro.Raúl CaroEFE

Nadie tira la Copa, tampoco un Levante con mucho que pelear aún para salvarse pero que anoche vino con toda la intención de aguarle el pase al Sevilla, que estará en el bombo porque no se permitió la más mínima alegría. Los goles de Fernando, Ocampos y Óliver, que debió ser anulado pero no había VAR en esta eliminatoria, pesaron más que el del visitante Duarte.

Nadie puede negarle a Julen Lopetegui que cumpliese su palabra de tomar este torneo en serio. El técnico guipuzcoano alineó a lo mejor que tenía y sus titulares respondieron con una primera media hora de alto nivel. Presión adelantada y asfixiante, continuas llegadas, ocasiones y un gol, marcado por Fernando tras robar al alimón con Ocampos y definir con finura después de quebrar a un defensa al que vio llegar por el retrovisor. La noche pintaba color de rosa pero...

Ningún equipo, así tenga el 80% de la posesión y lance seis saques de esquina por ninguno del contrario, está a salvo de un accidente que le complique la vida. Los granotas apenas se habían asomado por los dominios de Vaclik con un tiro lejano de Hernani pero en su segunda aproximación, una falta lejanísima que decidieron bombear al área en un alarde de optimismo, Rochina la colgó de cine y Duarte empató con un testarazo a la escuadra espectacular. Una jugada indefendible que devolvía a los sevillistas a la casilla de salida.

El tramo final del primer tiempo puso al Sevilla sobre el escenario que más teme, el de la obligación de marcar. La igualada había llenado de confianza los depósitos de la defensa levantina, que volvió a plantarse cerca de su área, pero esta vez sin pasar apuros. Se anunciaba una segunda parte angustiosa, pero un error en la salida dejó la pelota en los pies de Ocampos, que aprovechó la descolocación de Aitor para marcar desde veinticinco metros. El extremo argentino, con todos sus defectos, es un tesoro.

Ya sabía el Sevilla, empero, lo fútil que una ventaja mínima y bien estuvo a punto de volver a pagarlo en un córner directo de Campaña que pegó en el palo imprudentemente abandonado por Escudero. También hubo de emplearse Vaclik para sacar un tiro raso de Coke en esa fase del partido en la que los de Lopetegui dudaban si seguir yendo a por el Levante o echarse atrás para conservar el tanteo.

Alcanzado el último cuarto de hora, la elección estaba clara: salir al contragolpe. De Jong recibió un balón en fuera de juego y sirvió atrás para Óliver, cuyo tiro no vio el portero porque Nolito estaba en fuera de juego. El VAR se incorpora en octavos, así que el Sevilla liquidó el duelo con un gol doblemente ilegal... sin que ningún dirigente valenciano bajase al campo a retirar al equipo. Youssef En-Nesyri se presentó en Nervión en los minutos finales para demostrar que son ciertas todas las cosas que de él se dicen: creó peligro por su potencia e hiperactividad... y le dio dos pelotazos en el pecho al guardameta rival.