«En unos años habrá más personas en segunda actividad que en primera línea de incendios»

CGT denuncia el «envejecimiento» de un Infoca que ahora «no está ni al 50 por ciento» y pide a la Junta que «empuje» con ellos para que sus trabajadores puedan jubilarse antes

El Infoca es el dispositivo del que se ha dotado la Junta de Andalucía para combatir los incendios forestalesJorge ZapataEFE

En 2019 ardieron en España 83.962 hectáreas de superficie, más del triple que el año anterior, según datos provisionales del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Andalucía registró el cuarto peor incendio del país que se produjo en el término municipal de Beas, en la provincia de Huelva, con 1.483 hectáreas quemadas. En la comunidad, el Plan Infoca es el instrumento del que se ha dotado la Junta de Andalucía para la defensa contra los incendios en los terrenos forestales y sus integrantes cualificados han de defender de las llamas alrededor de 4,4 millones de hectáreas del extenso patrimonio natural andaluz. Se ha consolidado a lo largo de los años como un dispositivo eficaz, pero desde CGT advierten de que «se ha deteriorado», está «muy envejecido» al contar con «multitud de integrantes de 50 años en adelante» y con «medios materiales algunos tercermundistas».

El secretario general de ese sindicato en la Agencia de Medio Ambiente y Agua y presidente del Comité Intercentros, Javier Sánchez, expone a LA RAZÓN que en la actualidad, cuando aún no ha comenzado la campaña veraniega de Alto Riesgo, «el dispositivo no está ni al 50%». «Es cierto que se ha iniciado un concurso interno con más de 400 plazas, pero no incluye ni bajas ni excedencias ni incapacidades revisables», sostiene. En ese punto avisa de que, «en unos años habrá más personas en segunda actividad como en casetas de vigilancia, conductores de retén, viveros, de conserjes… que en la primera línea de incendios». Anota que «al no contar con coeficientes reductores de la edad de jubilación», como sucede en el caso de otros colectivos de trabajadores como los bomberos, un operario del Infoca «no se puede jubilar a los 55 o 60 años, aunque ésta es la edad tope para ponerse ante las llamas, y no se puede tirar de una tasa de reposición para contratar gente». «Esas personas pueden estar diez años en segundas actividades sin generar sustitutos», añade, para rematar: «Y el problema se está agravando, porque cada vez hay más trabajadores que llegan a esa franja porque no pasan las pruebas físicas o por limitaciones debidas a incapacidades sobrevenidas por el duro trabajo de combatir los incendios forestales». Para CGT «la situación es bastante grave», por lo que su representante exige que «las ofertas de empleo público se agilicen más y que se cubra la tasa de reposición». Solicita a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, dirigida por Carmen Crespo, que «los refuerzos que entran en verano con la bolsa de Alto Riesgo se queden más», ya que «los incendios forestales no se apagan» en la época estival, sino que «hay que prevenir durante todo el año, sobre todo, ahora que con el cambio climático no se sabe cuándo saltará la alarma». Es más, apunta que, «en los últimos años, los grandes incendios que ha habido en Andalucía han sido en periodos de Bajo y Medio Riesgo». Reclama que «el apoyo de esas personas», que en algunos casos «acumulan hasta más de 12 campañas de sólo cuatro meses» se amplíe «a seis» y que «los que están cubriendo bajas o excedencias lo hagan hasta que la otra persona vuelva porque, si no, el dispositivo se verá mermado y está a la mitad ya», reitera rotundo.

Sánchez denuncia que «en las provincias, ahora lamentablemente hay una media de cuatro personas por unidad cuando debería haber siete y han tenido que unir camiones unos con otros porque no hay dos tripulantes para cada uno». En relación a los medios materiales, critica que existan «camiones de más de 25 años que no cumplen con la seguridad» y otros elementos bastante mejorables. Con todo, la principal reivindicación de la organización sindical pasa por «el asunto de los coeficientes reductores», al ser «esencial» para que «el dispositivo tenga juventud y la fuerza» que necesita para luchar contra el fuego. Dice que saben que «es el Gobierno central el que tiene que dar el paso», pero demandan al Ejecutivo autonómico que «empuje» con ellos, que «presione desde Andalucía» ya que «puede que en unos años el Infoca quede mermado y envejecido totalmente». En el centro de su preocupación gravita como un imán negro la pelea contra las llamas. Quieren «un Infoca al 100%». Este periódico contactó con la Consejería de Agricultura para recabar su versión, sin que se haya pronunciado al respecto.