Bosquet exige soluciones a la «infrafinanciación» de la comunidad autónoma

La presidenta del Parlamento pide que se garantice la solidaridad entre los territorios del país. PSOE y Adelante critican su discurso de «confrontación» y «autocomplacencia»

La presidenta de la Cámara autonómica andaluza, Marta Bosquet
La presidenta de la Cámara autonómica andaluza, Marta BosquetRaul CaroEFE

La presidenta del Parlamento andaluz, Marta Bosquet (Ciudadanos), urgió ayer al Gobierno de la Nación, en el cuarenta aniversario del acceso de la región a la autonomía plena, a revertir la «infrafinaciación» de Andalucía y garantizar la igualdad y la solidaridad entre territorios porque sin ella «el proyecto común se fractura y se crean diferencias insostenibles que terminan por abrir distancias y separar a compatriotas» que «sólo benefician a quienes aspiran a privilegios y no tienen interés en la unidad de nuestro país». Bosquet lanzó este mensaje en su discurso de tono muy reivindicativo en el Pleno institucional con motivo del 28-F tras el izado de la bandera de Andalucía y la interpretación del Himno que corrió a cargo del coro infantil Pedro Mena de Adra, de Almería, en presencia del Gobierno andaluz en pleno encabezado por su presidente, Juanma Moreno, y con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en representación del Ejecutivo central.

En su intervención, la presidenta de la Cámara defendió que «el Gobierno de la Nación debe garantizar la igualdad y la solidaridad como base de la convivencia, tal como mandata nuestra Constitución» porque «no hacerlo es poner en juego la cohesión territorial y social en España», ya que, según advirtió, «ceder en concesiones ante quienes amenazan con romper el proyecto común de derechos y libertades solo contribuye a establecer diferencias entre españoles».

«Hace cuarenta años, en una encrucijada histórica, la voz de Andalucía fue inequívoca. Los andaluces, hoy como entonces, vamos a seguir defendiendo la igualdad frente a los privilegios en una España que avance unida porque Andalucía tiene que continuar mirando al futuro con esperanza», insistió la política de Cs, quien instó a renovar, cuarenta años después, el compromiso con el espíritu del 28-F para seguir creando juntos una mejor Andalucía por sí, para España y la Humanidad». Bosquet reivindicó, asimismo, la vigencia de los valores de democracia, libertad, justicia e igualdad que consagra la Constitución al no ser «una reliquia del pasado ni una losa que nos impida prosperar», sino que se han demostrado «como un motor de progreso» y una garantía de derechos y libertades.

A lo largo de su discurso, la presidenta del Parlamento se refirió a otros temas como la violencia machista, materia en la que pidió evitar la «utilización interesada» del dolor de las víctimas como «arma arrojadiza para el desgaste político». «Buscar intencionadamente la polémica en un problema tan sensible, convertirlo en una competición de difamaciones, no ayuda a combatirlo, sino a generar confusión en las propias víctimas porque se diluye el trabajo de los profesionales que las atienden y las estaremos alejando de una referencia clara: que ante un maltratador, estamos con ellas», sostuvo.

Un discurso «vacío»

Hubo reacciones a sus palabras desde la oposición. El portavoz parlamentario del PSOE-A, José Fiscal, acusó a Bosquet de «volver a utilizar» la Cámara autonómica para «confrontar y atacar al Gobierno de España lanzando sospechas y acusaciones infundadas». Criticó un discurso que tildó de «vacío e insulso» y en el que no se trataron «los principales problemas de Andalucía, porque no incluyó ni una palabra de educación, sanidad, dependencia o desempleo».

Por su parte, la presidenta del Grupo Parlamentario de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, calificó la intervención de la presidenta del Parlamento de «demasiado autocomplaciente», ya que cuarenta años después del 28F «seguimos con tareas pendientes» y además con «nuevas amenazas», según avisó.