«Me alegra que Díaz hable porque lleva un tiempecito tumbada a la bartola sin dar un palo al agua», critica Bendodo

Cruce de acusaciones entre la líder de la oposición y el Gobierno andaluz hasta llegar a hablar de «machismo»

La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, acusó ayer al PP-A y a Cs de «pretender jugar con el Gobierno andaluz para intentar equilibrar cuestiones internas que poco tienen que ver con lo que están viviendo los andaluces». La socialista cree que el Ejecutivo «está atado de pies y manos» y «a disposición» de lo que en cada momento decidan Santiago Abascal, el líder de Vox, y esa formación en la comunidad, «la ultraderecha». «Es evidente que el Gobierno andaluz ya hacía aguas en marzo, antes de la pandemia», expuso Díaz, para añadir que su situación está marcada también por que «quien firmó el pacto de gobierno y entregó la Presidencia de la Junta a Moreno –Juanma, el máximo dirigente del PP-A– está imputado por la Fiscalía y manteniendo el escaño para mantener el aforamiento», en alusión al ex diputado de Vox Francisco Serrano. A ello sumó el que Cs esté, a su juicio, «sumido en una crisis evidente».

Tuvo réplica desde el otro lado, el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, lamentó que la gestión de Díaz al frente del PSOE-A haya convertido a «un partido de gobierno» durante 36 años en «una corriente más dentro del caos de la izquierda». Bendodo arremetió contra la líder del PSOE-A. «Me alegra que la señora Díaz hable porque lleva un tiempecito tumbada a la bartola sin dar un palo al agua», señaló el portavoz del Gobierno andaluz. Bendodo parafraseó a Díaz cuando «en su día dijo: ‘Pedro, el problema eres tú’. Susana, el problema eres tú». «El PSOE ha sido un partido de Gobierno y ahora es una corriente más dentro del caos en la izquierda», insistió.«Vuelve a decir lo que dijo hace tiempo», agregó, para aclarar que aludía a cuando hizo de «viróloga» señalando que el virus era más débil en Andalucía, si bien, ahora sostenía que «hay más brotes por culpa del Gobierno». El portavoz adjunto del Grupo Socialista, Rodrigo Sánchez Haro, le afeó su «camorrismo político» y su «machismo constante» contra Díaz.