Marín insta a Díaz a «arrimar el hombro» para sacar adelante el Presupuesto

El vicepresidente de la Junta recuerda que de las cuentas «dependen más de 40.500 millones de euros de ayudas para ocho millones y medio de andaluces»

El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, durante su visita a la Diputación de SevillaDIPUSEVILLA DIPUSEVILLA

El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, pidió ayer a la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, que «se deje ya de tantos titubeos y que arrime el hombro en Andalucía» para la aprobación de los Presupuestos autonómicos de 2021. Tras visitar la Diputación de Sevilla, Marín subrayó que de las cuentas «dependen más de 40.500 millones de euros de ayudas para ocho millones y medio de andaluces». También defendió que «ahora es el momento de demostrar si realmente se está o no en esa disposición de ser útiles y de arrimar el hombro cuando más lo necesitan los andaluces». Junto a ello, emplazó a los grupos de la oposición en el Parlamento autonómico –PSOE-A, Adelante Andalucía y Vox– a que sigan «el ejemplo» de los diputados provinciales del partido naranja en Sevilla, cuyo trabajo agradeció y valoró porque, «sin ser necesarios» para la gobernabilidad de la Diputación, «están arrimando el hombro».

Por su parte, el portavoz del PP-A en el Parlamento, José Antonio Nieto, valoró la «disponibilidad» del grupo Adelante Andalucía a seguir hablando del Presupuesto, frente al «descoloque» del PSOE-A. Nieto aseguró que en Adelante Andalucía, que ha remitido un nuevo documento a la Consejería de Hacienda con demandas sobre las cuentas, han visto «una actitud tremendamente consecuente que agradecemos» e indicó que se han planteado una serie de propuestas, de manera que hay «disponibilidad para seguir hablando».

En cuanto al PSOE-A, el portavoz popular consideró que tiene un «cierto descoloque» porque no se esperaba la «calidad» en la oferta de diálogo y acuerdo del Gobierno andaluz. En su opinión, el PSOE-A, cuando estaba en el Gobierno andaluz, siempre vio los Presupuestos como un «mero trámite» y ahora le resulta «difícil» entender que para el actual Ejecutivo las cuentas sean una herramienta esencial que se tiene que cumplir en su contenido.