Prisión sin fianza para “El Melillero” por rociar ácido a su ex novia y a una amiga

Le acusan de dos tentativas de homicidio aunque él sigue negando que fuera el autor del ataque

Thumbnail

El Juzgado de Instrucción número 2 de Fuengirola (Málaga) ha decretado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de José Arcadio Dieng Nafoir, alias “El Melillero”, detenido la noche del viernes por arrojar un bote de ácido sulfúrico a su ex novia Sandra y a Cristina (amiga de ésta) en Cártama (Málaga) el pasado martes en un presunto caso de violencia de género. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el juez ha decretado para él el ingreso en prisión por la presunta comisión de dos delitos de homicidio en grado de tentativa. Las chicas continúan ingresadas en el hospital en estado grave. Cristina, a quien todos llamaban “Tina”, está en el Hospital de Málaga con quemaduras en el 20% de su cuerpo mientras que Sandra lucha por salvar su vida en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde permanece crítica en la UCI con quemaduras en el 45% de su cuerpo. Las últimas noticias respecto al avance de sus lesiones no eran muy esperanzadoras. La joven de 26 años había decidido dejar su relación con José por su agresividad pero éste no asimiló la ruptura y decidió arruinarla la vida, sino matándola, dejando su cara desfigurada para siempre.

En la vistilla de esta mañana, “El Melillero’, se ha acogido a su derecho a no declarar y sólo ha contestado a algunas preguntas de su letrada, han señalado las mismas fuentes. El juzgado de Fuengirola se ha inhibido en favor del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 de Málaga que será el encargado de instruir la causa, que está declarada secreta. Junto a él fueron detenidas otras seis personas, entre ellas su hermano, por haberle ayudado en su huida desde el martes, cuando cometió los hechos, hasta el viernes por la noche, cuando fue detenido en una vivienda de Entrerríos, en Coín. Acababa de salir de su guarida y se dirigía con una moto a otro escondite pero se le averió y tuvo que continuar su huida a pie, momento en el que fue arrestado en una especie de palomar.

Los arrestados llegaron sobre las 12:20 horas en medio de una gran expectación a los juzgados de Fuengirola en varios furgones de la Guardia Civil, cuerpo que lleva la investigación del caso. Ahora, solo esperan la pronta recuperación de Sandra Y “Tina”. Del juego de palabras entre estos dos nombres surgió el nombre de la operación “Tindra”, como bautizó la Guardia Civil al dispositivo para dar caza a este peligroso delincuente sobre el que ya pesaban siete órdenes de detención. De hecho, desde mañana empezará ya a computar para él penas de prisión que tenía pendientes de cumplir.