España

El alcalde de Granada tras quedarse con un solo concejal: “Espero que el PP recupere la cordura”

Salvador (Cs) se mantiene al frente del Ayuntamiento tras romperse el pacto y dimitir los seis ediles populares y dos de su partido

Imagen del exconcejal del PP Sebastián Pérez junto al alcalde de Granada, Luis Salvador, en un Pleno
Imagen del exconcejal del PP Sebastián Pérez junto al alcalde de Granada, Luis Salvador, en un Pleno FOTO: ÁLEX CÁMARA / EUROPA PRESS ÁLEX CÁMARA/EUROPA PRESS

La guerra abierta entre el PP y Cs en Granada ha alcanzado este martes su punto álgido, con la ruptura del pacto por parte de los seis concejales populares, que han renunciado a todas sus competencias a primera hora de la mañana. Horas después, en torno a las doce, dos concejales de Cs, Lucía Garrido y el ya exportavoz Manuel Olivares, presentaban la dimisión de su partido, pero mantendrán sus actas, pasando a ser no adscritos. La reacción del alcalde, Luis Salvador, al que todos han pedido “que dé un paso al lado”, no tardaba en llegar. En torno a la una de la tarde Salvador comparecía en la sala de prensa del Ayuntamiento para anunciar lo previsible: que seguirá al frente del Ayuntamiento, con el respaldo del único concejal de su partido que no ha dimitido, José Antonio Huertas, que pasará a ser portavoz municipal de Cs en sustitución de Olivares.

“Espero que el PP recupere la cordura y la sensatez y que vuelva al Gobierno que hoy ha abandonado”, ha dicho en respuesta a la petición de “reflexionar” lanzada durante la mañana desde la dirección provincial de los populares. “Nunca en la historia de Granada ningún partido había cometido una irresponsabilidad como la que ha cometido el PP”, al que acusado de “utilizar como escudo” a sus militantes. “En el peor momento posible le dan a Granada más problemas, solo porque hay que cambiar las caras”, ha criticado: “¿De golpe y porrazo un partido de gobierno para ver si le dan la Alcaldía hace un chantaje al alcalde haciendo ver que el que se atrinchera es el alcalde? El que está chantajeando es que el da el golpe para ver si le dan una Alcaldía que no tiene cerrada”.

Salvador ha anunciado que “mañana” miércoles convocará a todos los dirigentes del Ayuntamiento de Granada. “Aquí va a haber Gobierno y trabajadores garantizando los servicios públicos”, ha asegurado. “El Pleno que viene se desarrollará con absoluta normalidad”, según el alcalde, que ha presumido de “dar estabilidad” de esta forma al Ayuntamiento granadino. También ha pedido a los concejales de su partido que entreguen su acta de concejal y que “rectifiquen”.

Al ser preguntado sobre la “ruptura de puentes” entre PP y Cs escenificada hoy, el alcalde ha recordado que “en política no se está para ser amigos, se está para ser responsables”, sin descartar que el acuerdo se repare, algo que los populares condicionan a que el próximo alcalde salga de sus filas. En este punto, Salvador ha lamentado que la salida de los ediles del PP responda únicamente “a una disciplina de partido” impuesta por la dirección provincial.

Salvador entró sonriente y bromeando en la sala de prensa del Ayuntamiento de Granada pasadas las 12.50 horas. Antes de comenzar su comparecencia, se proyectaron varios vídeos con declaraciones a medios de comunicación de dirigentes del PP y de Cs para tratar de poner en evidencia los mensajes contradictorios respecto a la ruptura escenificada este martes.

Salvador ha incidido en las afirmaciones del responsable provincial del PP, Francisco Rodríguez, cuando mantenía que “estamos consumiendo muchos recursos en un debate estéril, que ya está cerrado”, en alusión al acuerdo de 2 + 2 años de Alcaldía firmado por ambas formaciones, acusando a los populares de provocar la situación de inestabilidad “que el propio PP no ha dejado de causar en estos dos años”.

Tras los dos primeros vídeos con declaraciones de Rodríguez, se han podido ver otros de miembros del Gobierno andaluz, en concreto el vicepresidente Juan Marín (Cs) y el consejero de Presidencia, Elías Bendodo. Las proyecciones han proseguido con el presidente andaluz y líder del PP andaluz, Juanma Moreno, negando que hubiera “en el horizonte” la intención por parte de los populares de sustituir a Salvador al frente del Ayuntamiento. La última en parecer ha sido la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, confirmando la continuidad del pacto granadino.

Salvador se ha aferrado a las respuestas de los dirigentes del PP y de su partido para justificar que “el pacto de estabilidad se extiende a los ayuntamientos” andaluces. Ese pacto se firmó por parte de las direcciones regionales de las dos formaciones después de que varios militantes y cargos de Cs -entre ellos el granadino y exsecretario de Organización Fran Hervías- se pasaran a las filas del PP.

El alcalde ha criticado el cambio de criterio del PP, insistiendo en que la inestabilidad partía de las diferencias entre los populares, que se saldaron con la salida de su candidato a la Alcaldía en 2019, Sebastián Pérez, de la formación azul. Según Salvador, la maniobra del PP solo se entiende para “colocar a su candidato”, Luis González, y se ha preguntado “¿por qué en Granada no se va a respetar el acto que se está respetando en toda España?”.

“Catorce concejales de 27 votaron al alcalde de Granada y eso dura lo que dura el mandato. La democracia no puede funcionar en función de las encuestas”, ha defendido. Salvador ha rechazado que la salida de Pérez del PP justifique la inestabilidad actual en el Gobierno, calificándolo de “tránsfuga”.

“Soy el alcalde de Granada de una coalición, y una parte de ella, fuego amigo, decide romper para chantajear”, ha lamentado, para asegurar que “este alcalde no cierra puertas a nadie y le digo al PP que esperaremos a que recapacite y que vuelva a sus obligaciones, que hoy han abandonado”, ha concluido. “El PP tiene tiempo para reflexionar, yo voy a reflexionar, siempre reflexiono. No soy una persona que haya cometido excentricidades, soy una persona de sentido común”, ha asegurado. Respecto a la situación en la que queda el Ayuntamiento, ha manifestado que “la irresponsabilidad del PP puede abocar a estar otros cinco meses a cambiar todos los órganos de Gobierno”, algo que “Granada no se puede permitir”.

Pese al mandato tan convulso que ha protagonizado, el alcalde mantuvo que “las relaciones personales siempre han sido globalmente buenas. Las relaciones de trabajo han sido cordiales y positivas y este alcalde siempre ha dejado libertad a los concejales”. Hablando de sí mismo en tercera persona, ha concluido que “este alcalde nunca ha incomodado a ningún concejal del equipo de Gobierno y todo ha funcionando siempre bien”, insistía, ignorando la ruptura materializada en la mañana de este martes.