España

Sánchez anuncia un plan de 10.000 millones para “revitalizar los territorios”

El presidente del Gobierno no ha avanzado nada sobre el proyecto, que se abordará con las comunidades en la Conferencia de Presidentes del próximo 30 de julio

Dos cambios de modelo, el económico y el político, para abordar de manera inmediata. Esos son los dos ejes que han centrado la intervención del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este sábado en Sevilla en un acto para respaldar al sucesor de Susana Díaz al frente del PSOE andaluz, Juan Espadas. Sánchez ha anunciado la activación de un plan con diez mil millones de euros de presupuesto para “revitalizar los territorios”. “Cuando hablamos de que nadie se puede quedar atrás nos referimos a ninguna persona y a ningún territorio”, ha dicho el presidente español, refiriéndose al paquete de medidas dotado con diez mil millones de euros para abordar el reto demográfico que el Gobierno pretende poner en marcha. Los detalles se conocerán en la próxima Conferencia de Presidentes, que se celebrará en Salamanca el 30 de julio, según ha avanzado. La reunión tendrá como eje el reparto de los fondos Next Generation de la Unión Europea, dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que contempla la reducción de la desigualdad y las brechas sociales y territoriales, entre otras medidas, para frenar la despoblación.

Antes de anunciar el nuevo plan, del que no ha dado ningún detalle más allá de la financiación, Sánchez ha reclamado un cambio del modelo productivo en toda Europa. “Necesitamos reindustrializar el continente europeo. Eso no significa proteccionismo, significa ser conscientes de que en el mundo donde estamos viviendo estamos compitiendo con Estados Unidos y con China”, ha explicado, situándolo como el primer gran reto tras la pandemia. Sobre el aprendizaje colectivo después de la covid-19, ha señalado que “la segunda lección es que tenemos que defender lo público”, tras la debilitación que, ha asegurado, se produjo tras la crisis financiera de 2007, con alusiones específicas a la educación, la sanidad, la digitalización, la transformación ecológica o la igualdad.

Sánchez ha augurado que basadas en esas transiciones digital y ecológica se “van a redefinir nuevas industrias” que van a situar a los territorios “ante la enorme oportunidad de reindustrializarse y crear nuevas oportunidades”. “Queremos gobiernos con visión, con misión y con ambición, no queremos gobiernos lastimeros”, ha lanzado frente a quienes critican su acción de gobierno. Ante esa “gran oportunidad de modernización”, ha asegurado que Andalucía podría situarse a la vanguardia de esa innovación tecnológica. “Esa es la tarea que tenemos por delante, Juan”, ha dicho, interpelando directamente a Espadas.

El hotel Barceló Sevilla Renacimiento ha sido el escenario elegido para celebrar el primer acto de Juan Espadas como candidato a la Presidencia de la Junta, a una semana de proclamarse secretario general de los socialistas andaluces. Toda la plana mayor del PSOE ha acompañado al presidente del Gobierno para arropar a Espadas, el único que ha nombrado expresamente a la todavía secretaria general, Susana Díaz, la gran ausente. En primera fila se han sentado al lado de Sánchez Santos Cerdán, y la nueva portavoz parlamentaria del PSOE andaluz, Ángeles Férriz, encargada de dar paso a Espadas. La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, no ha intervenido pero ha sido la que más guiños ha recibido desde la tribuna, por parte tanto de Sánchez como del candidato a la Junta.

En clave interna, Sánchez solo ha avanzado que en el 40 Congreso Federal del PSOE, que se celebrará en noviembre en Valencia, que su partido pretende incluir en su definición su visión feminista y ecologista. El recorrido de más de veinte minutos que ha hecho por su gestión y por las acciones de futuro ha estado libre de cualquier autocrítica por parte del presidente, que solo ha encontrado motivo para felicitarse. Al candidato del PSOE andaluz le ha dedicado sus últimas palabras: “Estoy convencido de que dentro de muy poco te voy a ver al frente de la Junta de Andalucía. A por ellos, compañeros, a ganar las elecciones de Andalucía y de España”, ha cerrado Sánchez, dejando en el aire la sensación de que las próximas elecciones podrían estar más cerca de los dos años que restan de legislatura.

Únicamente Espadas ha arrojado algo de autocrítica en un mitin que ha consistido en “celebrar” el Gobierno de España del PSOE -sin alusiones a su socio, Unidas Podemos-. “Hoy es un día de agradecimientos -ha comenzado el alcalde sevillano- por el reencuentro de muchos compañeros que hemos sufrido la pandemia. Teníamos muchas ganas de volver a vernos”, ha expresado, calificando como “un acto de fraternidad” la cita, en la que Sánchez lo respaldaba por primera vez tras su victoria en las primarias frente a Díaz -calificadas como “ejemplares” por el también secretario general de los socialistas-. Espadas ha insistido en los mensajes y la actitud de “volver a gobernar en Andalucía”, asegurando respecto a las primarias del 13 de junio que “era hora de apostar por el cambio frente a la complicidad, era hora de renovarnos a nosotros mismos”.

El alcalde de Sevilla se ha marcado como objetivo prioritario “volver a humanizar la política en España y en Andalucía” y defendido la decisión de adoptar el confinamiento en marzo por parte del Gobierno porque “era lo que necesitaba el país en ese momento”, una decisión contra la que el Tribunal Constitucional ha fallado.

El próximo secretario general del PSOE-A -el 23 de julio tomará el relevo- ha pedido “un esfuerzo permanente” a los suyos y “hacer un proyecto de cambio de verdad, no de pacotilla. El cambio empieza por nosotros mismos, trabajando más cerca de la gente, abriendo las casas del pueblo y siendo capaces de ver que cada militante, además de un voto, tiene un corazón y una cabeza”. “Cada uno de esos 45.000 militantes, incluso de los que no han votado, son un activo del PSOE”, ha asegurado. “No no los podemos permitir” ha dicho criticando la “desconexión” que ha vivido su partido respecto a sus bases y a la ciudadanía en los últimos años, criticando, sin nombrarla esta vez, la labor de Díaz al frente del partido. “La sociedad cambia y va a cambiar mucho más: que nadie se quede parado, que nadie piense que esto va de lo mismo”, ha defendido, para proponer “un cambio en la forma de trabajar y en la forma de relacionarnos” y apelando a la capacidad del PSOE-A para llegar “a cada rincón del territorio”. Espadas ha expuesto las líneas maestras del que será su proyecto como secretario general, cuando sea elegido el próximo viernes 23 de julio. “No van a ser actos, no van a ser mítines, va a ser trabajo, trabajo y trabajo con la sociedad. Ya no venimos a hablar de nosotros mismos, vamos a hablar de los problemas de la gente”, ha avanzado.

Por su parte, la portavoz en el Parlamento andaluz, Ángeles Férriz, ha demandado que “los andaluces nos están esperando”, y ha dado las gracias a Espadas “por volver a ilusionarnos y sobre todo por demostrarnos que de las primarias se puede salir unidos y no rotos”, ha dicho en alusión al anterior proceso que enfrentó a Sánchez y Díaz, dejando al partido dividido y sumido en una profunda crisis.

Uno de cada dos españoles estarán vacunados

Sobre la evolución de la pandemia, Sánchez ha pasado por alto el aumento de los contagios de covid-19 en las últimas semanas -que ha elevado la tasa por encima de 500 caso por cada cien mil habitantes- y se ha centrado en los datos de vacunación, recalcando que “ayer cumplimos el hito de administrar 50 millones de dosis, que hacen que 23,7 millones de españoles tengan la pauta completa”. “Me comprometo a que la próxima semana uno de cada dos españoles va a tener la pauta completa -ha detallado-. Vamos a hacer que el 70% tenga la pauta completa antes de que acabe el año”. También ha adelantado que cuando esto ocurra, los esfuerzos de España se encaminarán a facilitar a países de América Latina “el mayor número de dosis que podamos”. Respecto a la recuperación, ha recordado que “la vacunación y la recuperación van de la mano” y, de nuevo, se ha felicitado por lo que ha considerado un logro de su Gobierno, el aumento de las afiliaciones a la Seguridad Social a niveles de prepandemia.