Literatura

Amantes de los libros

“Una característica esencial de las redes es postear y repostear imágenes espectaculares, aunque la imagen tenga una fake quote”

Agosto, el mes vacacional por excelencia, suele ofrecer tiempo para la lectura. EFE/J.J. Guillén
Agosto, el mes vacacional por excelencia, suele ofrecer tiempo para la lectura. EFE/J.J. GuillénJ.J. GuillénEFE

El Día de los amantes de los Libros o Book Lovers Day se celebra en agosto para invitarnos a leer libros, algo muy interesante ahora que leemos de todo menos libros.

Es un día muy posteado en redes sociales con buenas fotos y una interesante variedad de frases que se multiplican infinitamente aunque sean citas falsas. Es divertido promover la lectura de libros sin leer los libros que supuestamente contienen esas frases.

Una característica esencial de las redes es postear y repostear imágenes espectaculares, aunque la imagen tenga una fake quote.

Borges se divertía muchísimo con la lectura sin Leer, las citas falsas, los textos apócrifos y escribió cuentos tan espléndidos como «La Biblioteca de Babel», en complicidad total con los lectores que leen. Los que no leen, no entienden de qué va y no le importaban nada. «¿Tú, que me lees, estás seguro de entender mi lenguaje?».

Hay dos ejemplos muy divertidos y reposteados de poemas que no son de Borges y se multiplican continuamente con diversas decoraciones y fotos posadas para la ocasión. Estilo mensaje profundo, estilo lifestyle, estilo temático.

Uno de los poemas supuestamente se llama «Instantes». El original es en inglés «If I had my life to live over», escrito por Nadine Stair a los 85 años y publicado en una revista parroquial en Estados Unidos. El poema «Si pudiera vivir nuevamente mi vida» dice que cometería más errores, comería más helado y menos frijoles. Dice que ha sido una persona que nunca fue a ninguna parte sin un termómetro, una bolsa de agua caliente, una gabardina y un paraguas. Dice que iría más liviana y recogería más margaritas.

No tiene nada que ver con Borges, sin embargo, circula por las redes en su nombre acompañado de atardeceres, cielos y otros paisajes de meditación o liderazgo.

El otro poema supuestamente se llama «Y uno aprende». El original es en inglés «You Learn», atribuido también a Shakespeare. Dice que con el tiempo aprendes la sutil diferencia entre tomar una mano y encadenar un alma, que los besos no son contratos y los regalos no son promesas. Dice que con el tiempo aprendes… Y da algunos consejos como éste: «Entonces planta tu jardín y decora tu propia alma en vez de esperar que alguien te traiga flores». La frase, así escrita, se repostea infinitamente en las redes atribuida a Borges. ¿Decora tu propia alma? Como dice un amigo italiano, «me da la risa».

Con esta frase se identifican empresas de jardinería, bricolaje, decoración y profesionales del mindfulness, la sicología, la meditación. También algunos profesores extranjeros de español usan el poema cuando dan sus clases y citan a Borges.

Claro, no leen a Borges y no saben en qué libro están esos poemas, porque no están.

A veces escribo en los comentarios que ese poema o esa frase no es de Borges y en general se enfadan, me discuten y citan «las fuentes», que por supuesto son webs y posts. Nunca un libro.

Cuando se trata de la frase fatal del «decora tu propia alma», además de enfadarse, citan el poema «Y uno aprende» y me dicen que antes de opinar lo lea. Es muy gracioso. Entonces les cuento que ahí está el problema, que lo he leído y el poema de donde sale la frase no es de Borges. Entonces googlean un poco y al rato responden que sí, que vale, que lamentablemente han citado una fuente errónea pero que en muchos sitios dicen que es de Borges.

Por eso me parece interesante celebrar el Día de los amantes de los Libros leyendo libros. Se celebra más en redes que fuera de las redes. Millones de personas en muchos idiomas invitan a leer libros y es una enorme felicidad.

No podemos olvidar a Cervantes, otro que se divertía muchísimo escribiendo, y la famosa frase «Ladran Sancho», que no está en el Quijote. Claro, hay que leer el Quijote.

Nos movemos entre fake news, fake quotes, copy pasting y un montón de costumbres tipográficas que nos alejan cada vez más de la lectura y nos enloquecen con titulares que no se parecen en nada al texto, algo que Cervantes tenía clarísimo por eso Alonso Quijano escribía personalmente los titulares de sus capítulos: «Donde se ponen los versos desesperados del difunto pastor, con otros no esperados sucesos», «Que trata del curioso discurso que hizo don Quijote de las armas y las letras», «Donde se cuenta lo que en él se verá».

Amo los libros, son como cajas mágicas llenas de mensajes y palabras elegidas que recibimos y sentimos libremente, que interpretamos según nuestras emociones, recuerdos y sueños. Leer y releer como quien se mira al espejo mientras el tiempo nos cambia.