Detenido un inquilino de un bloque de Granada por invitar a las vecinas a su casa desnudo y ofrecer drogas

El hombre, de origen italiano, ha sido arrestado por un delito contra la libertad de las personas

La Policía Nacional se ocupó del caso en Granada
La Policía Nacional se ocupó del caso en GranadaPOLICÍA NACIONAL POLICÍA NACIONAL

Un hombre de origen italiano ha sido detenido por un delito contra la libertad de las personas después de que varios vecinos de un céntrico edificio de Granada hayan denunciado graves problemas de convivencia, según ha informado a Efe la Policía Nacional y el representante de la propiedad de la finca.

Aunque el arresto se produjo en la tarde de este martes, los inquilinos del edificio, ubicado en la calle Lucena, habían presentado con anterioridad varias denuncias contra ese vecino, que estaría causando gran malestar en el entorno de la plaza de la Trinidad, ha informado a EFE el letrado Antonio Sánchez Salas.

El abogado ha indicado que, una vez que se ha practicado la detención, pedirá al juzgado que acumule los atestados que constan contra ese vecino y que pueda decretarse una orden de alejamiento respecto a alguno de los denunciantes o su desalojo.

El propietario de la finca ha explicado por su parte a EFE que el detenido, que reside en uno de los pisos del edificio, ha creado especialmente en las últimas semanas una situación de malestar y miedo generalizado entre el resto de inquilinos y negocios de la zona.

Entre los hechos denunciados, ha relatado, se encuentran supuestos acosos contra vecinas, a las que se ha acercado desnudo para invitarlas a su casa, ofrecimiento de sustancias estupefacientes o llamadas a los porteros a altas horas de la madrugada.

Los vecinos también han denunciado que ha arrojado botellas y excrementos a un patio interior cuando estos pasan por el portal, y que haya incluso intentado entrar en algunas casas forzando cerraduras y causando daños materiales, a lo que se suman amenazas de muerte.

El dueño del bloque ha señalado asimismo que un antiguo inquilino se vio obligado a marcharse de un piso por culpa del arrestado, dado que no podía aguantar más la situación de estrés y ansiedad.

“Esta situación tiene en vilo a inquilinos, vecinos y dueños del edificio que recurren a las fuerzas de seguridad. Nos sentimos desamparados por la ley”, ha advertido.