«Te Acompaña», teleasistencia móvil para todos los públicos

Aunque las personas mayores son el público objetivo de los servicios de asistencia remotos, otros grupos como deportistas, niños, adolescentes y cuidadores informales también se benefician de este sistema de atención remota

El sistema involucra a los familiares que, a través del portal web, pueden conocer la situación del usuario

Un sistema adaptado a diferentes necesidades. «Te Acompaña» no es un servicio de teleasistencia al uso concentrado sólo en la población mayor, sino que sus herramientas de geolocalización, detección de caídas, ataques de pánico y soledad permiten que otros grupos se beneficien de ella, como son los deportistas, los niños y los adolescentes, los dependientes y los discapacitados. Un paso que sirve para dar independencia sin perder seguridad.

El sistema permite el seguimiento de la persona a la que se le asocia el servicio, las 24 horas al día los siete días a la semana. En este sentido, hay que destacar que esto resulta posible gracias a la puesta en marcha en común del proyecto «Te Acompaña» por parte de SARQuavitae y Telefónica.

La prestación del servicio es sencilla. Al dar el Call Center de alta al usuario, queda activado el dispositivo móvil a través del cual se puede geolocalizar al usuario (persona mayor, deportista, niño...) en caso de accidente, si bien éste lo pulsa o si el dispositivo detecta alguna anomalía en el caso de una caída o desorientación, por ejemplo.

Una de las ventajas de este sistema es que registra la posición del usuario que porta el dispositivo móvil. Los familiares y los cuidadores pueden saber en todo momento dónde está y a dónde ha ido. Por lo que, si la persona sale de su zonas «prefijadas», el sistema enviará una alerta al centro CRA (Centro de Recepción de Alarmas) y hacer que éste ponga en marcha los protocolos precisos, como la llamada al usuario y a los familiares, e incluso, en caso de emergencia, a los servicios de atención urgente.

Características

El servicio utiliza la más moderna tecnología para detectar y gestionar situaciones de riesgo como caídas, episodios de desorientación o deambulación y emergencias. La atención personalizada comprende: la respuesta a las alarmas automáticas generadas por el dispositivo (salida de zonas seguras y entrada en zonas inseguras predefinidas, detección de caídas y batería baja); la respuesta de las alarmas generadas manualmente por el usuario (botón de ayuda); y, el triaje de la situación y la activación de los protocolos de actuación individualizados.

El dispositivo cuenta con varios modos de uso. Por un lado, la pulsación manual del botón de ayuda, que sirve para comunicar cualquier eventualidad, y, por otro, la alarma automática que se activa cuando el terminal detecta un movimiento brusco que interpreta como caída o cuando percibe que la persona sale de una de las zonas que se han configurado previamente como seguras y/o inseguras, esto es, por ejemplo, una zona de cinco kilómetros alrededor de su hogar o de lugares habituales.

Este tipo de teleasistencia se considera integral porque también va dirigida a la familia, a la que se puede involucrar a través del portal. De hecho, serán informados en caso de incidencia, pero también pueden acceder con sus claves para interesarse por la situación del usuario en cualquier momento. Además, podrán configurar el terminal en remoto (activando o desactivando alertas de batería baja, de zonas seguras o sensor de caídas) y modificar la lista o el orden de los contactos de cuidadores o familiares.

Claves del sistema

- Centro de Atención 24x7 atendido por Trabajadores Sociales Titulados.

- Recepción y respuesta ante las alarmas generadas por el dispositivo (control de áreas seguras, sensor de caídas y batería baja) y por el usuario (pulsación botón de pánico).

- Movilización de los recursos adecuados a cada circunstancia: ambulancia, bomberos, servicios sociales, familiares, etc.

- Aviso a familiares o contactos definidos por el usuario por diferentes medios (en el orden establecido, que se puede modificar en el portal o llamando al CRA.

- Conocimiento de la localización del usuario en caso de emergencias o si un familiar acreditado lo solicita.

- Protocolos de actuación personalizados para cada usuario y cada circunstancia.

- Mayor autonomía e independencia, mejor calidad de vida del usuario.