Alimenta tu energía

Alimentos poco procesados, legumbres y cereales integrales son el mejor carburante para nuestro organismo.

Los alimentos son nuestro ‘carburante’, de ellos obtenemos la energía necesaria para llevar a cabo nuestra actividad diaria. Sin embargo, a menudo, después de una comida copiosa o muy calórica nos sentimos sin fuerzas, con ganas de dormir o de reposar ya que nuestro cuerpo necesita tanto trabajo para digerirla que nos falta energía para todo lo demás. Por el contrario, explica el nutricionista David Gasol, “Si comemos equilibrado, ligero, y masticando muy bien la comida, nuestro cuerpo no va a perder energía en digerir y dispondremos del 100% de nuestra vitalidad.”

La forma de cocinar la comida, las cantidades y sobre todo el tipo de alimentos que comemos pueden ser más o menos energéticos. Si queremos aumentar nuestra vitalidad debemos optar por “alimentos frescos, naturales y sin procesar como verduras, fruta, frutos secos, cereales como el arroz integral, y legumbres como las lentejas y los garbanzos”,indica el nutricionista David Gasol.

Entre los alimentos que debemos privilegiar para sentirnos con más energía en nuestro día a día destacan los siguientes:

- Las verduras de hoja verde, entre ellas las espinacas, las acelgas, el puerro, el brócoli, la lechuga, la col, las hojas de mostaza, las endivias o la col rizada, son una excelente fuente de vitaminas y minerales que nos proporcionan energía y vitalidad.

- Los cereales integrales. Ricos en hidratos de carbono complejos, los cereales –trigo, arroz, avena, la cebada, el centeno, el mijo... - y ‘pseudo’ cereales como la quinoa nos proporcionan energía para toda la jornada. Es mejor comerlos integrales, sin refinar, puesto que en la cáscara del grano de cereal se encuentran importantes vitaminas y cereales además de ser rica en fibra.

- Los frutos secos. Ricos en fibra, minerales y vitaminas, nos proporcionan ácidos grasos insaturados que ayudan a prevenir las enfermedades coronarias y son una excelente fuente de energía.

- El pescado. El pescado azul es rico en grasas poliinsaturadas, que nos proporcionan energía y son beneficiosas para el organismo.

- Los aceites vegetales, como el de oliva o el de sésamo, obtenidos de primera presión en frío.

Para mantener la energía a lo largo del día, también es importante no dejar demasiado espacio entre comidas, tomar, por ejemplo, a media tarde o a media mañana algo de fruta nos ayudará a no sentirnos fatigados al final del día. Como nos explica David Gasol: “los cereales como el arroz integral nos proporcionan energía estable durante horas, y alimentos como la fruta nos aportan una energía más instantánea y de corta duración ideales para tomar entre las principales comidas”.