El cigarrillo electrónico: ¿aún más perjudicial para la salud?

Un nuevo estudio, publicado en la revista Tobacco Control, revela que los altos niveles de exposición a las sustancias químicas que componen los sabores de los los cigarrillos electrónicos podrían aumentar la irritación respiratoria.

Un nuevo estudio, publicado en la revista Tobacco Control, revela que los altos niveles de exposición a las sustancias químicas que componen los sabores de los los cigarrillos electrónicos podrían aumentar la irritación respiratoria. Los productos químicos utilizados para dar sabor a los cigarrillos electrónicos son los mismos sabores que a menudo se agregan a los alimentos, por lo que en principio siempre han sido considerados como seguros. Hasta ahora, cuando, los autores del nuevo estudio dicen que los altos niveles de estos productos pueden resultar peligrosos y que es obligada una regulación sobre dichos químicos ya que puede ser más peligroso cuando se inhalan que cuando son ingeridos en los alimentos.

En el estudio se evaluaron los niveles y tipos de productos químicos para dar sabor, incluyendo una amplia variedad como el tabaco, mentol, vainilla, cereza, café, chocolate, uva, manzana, algodón dulce y chicle. Los investigadores encontraron que algunos de los productos químicos utilizados eran de sabor benzaldehído y vainillina, conocidos como irritantes respiratorios. Además también se llevaron a cabo cálculos sobre las tasas de consumo, donde encontraron que una tasa de consumo de líquido de un cigarrillo electrónico de aproximadamente 5 ml por día expone a los usuarios al doble de los límites recomendados.

Los autores del estudio muestran a su vez varias preocupaciones sobre los aromatizantes, incluyendo el temor de que el sabor a los cigarrillos electrónicos podría atraer a un público más joven. Además, el hecho de que los cigarrillos electrónicos con sabores por lo general no muestre los niveles de sustancias químicas específicas que están presentes en los líquidos también puede suponer un problema, sobre todo por el desconocimiento.

"El punto es que cuando los fabricantes de cigarrillos electrónicos hablan de ello, generalmente lo hacen confirmando que el uso de sabores en los cigarrillos electrónicos es como en los alimentos", dice James F. Pankow, un profesor de química y de ingeniería civil y ambiental en la Universidad Estatal de Portland. Pero, “si verdaderamente son similares a los de los alimentos, entonces ¿por qué no se etiquetan los ingredientes?”, se pregunta Pankow.

Los investigadores señalan que el pequeño tamaño de la muestra en la investigación no representa necesariamente la totalidad del creciente mercado del cigarrillo electrónico. Pero concluyen afirmando que los resultados son los que probablemente una amplia encuesta también habría revelado y que, en cualquier caso, sus hallazgos sugieren altos niveles de ciertas sustancias químicas que es posible que también estén presentes en muchos productos.

Descubre el especial dejar de fumar de Objetivo Bienestar aquí.