Holística: 5 maneras para cambiar tu vida (a mejor)

Dice la RAE que el holismo es una doctrina que propugna la concepción de cada realidad como un todo distinto de la suma de las partes que lo componen. Una definición realmente abstracta para una filosofía de vida que cada vez más gente adopta y gracias a la que cada vez más gente logra cambiar su vida... a mejor.

Indudablemente hay ciertos elementos de la espiritualidad en todo lo holístico, pero sin duda nos quedamos con la parte práctica más positiva que podemos incluir en nuestra vida diaria. Un enfoque holístico para el cuerpo, la mente y el alma no sólo puede transformar nuestra salud y bienestar, puede beneficiar nuestras relaciones, hacernos más paciente, comprensivos, cariñosos y, en general nos ayudará a ser más despiertos como persona en su día a vida cotidiana. Estos son cinco comportamientos holísticos que podemos asociar a nuestra vida diaria y por supuesto, ¡mejorarla!

1. Come limpio: Nuestro cuerpo es su vehículo gracias al cual logramos un alto grado de bienestar. Si nos duele la barriga por una comida pesada, esto hará que nos sintamos mal durante todo el día. Es muy importante una tarea detox en nuestro cuerpo, de lavado de las toxinas. Alimentos como el té verde, mucha agua y comer muchas frutas, verduras y frutos secos durante unos días nos ayudarán a sentirnos mejor.

2. Recicla energía: Debemos pensar más allá de nosotros mismos, hacer un esfuerzo por cuidar el planeta en el que vivimos nos ayudará en nuestro bienestar diario. Además de hacer un esfuerzo para reciclar más y gastar menos, ¿por qué no tratar de compartir la sabiduría, ayudar a otros y prestar nuestra buena energía a los que nos rodean?

3. Crecimiento personal: Lo bueno del conocimiento es que siempre hay algo nuevo que aprender, algo que puede añadir a nuestra vida. Las personas que están abiertas al aprendizaje, a discutir y a experimentar cosas nuevas son menos críticos y más educados. Así que sigue leyendo nuevos libros, visita sitios web, inscríbete en cursos y comienza a rodearte de personas afines con las que puedes aprender y crecer.

4. Detén el estrés: Siempre estamos demasiado ocupados. Trabajo, familia, amigos... y muchas veces el máximo lujo al que podemos aspirar es a tener tiempo libre. Es importante tomarnos un tiempo para hacer cosas que nos gustan en nuestro día a día, para y por nosotros mismos. Ejercicio, una clase de cocina, algo que siempre hemos querido hacer pero que nunca hemos tenido tiempo o fuerza de voluntad.

5. Conectar: Rodéate siempre que puedas, ya sabemos que no siempre es posible, de gente afín a ti con la que conectes. Conectar con alguien es un sentimiento muy reconfortante para nosotros mismos, porque nos hace sentirnos queridos y comprendidos por esa otra persona.