Historia

Levantarse con el pie derecho es posible... mejorando tu rutina

Las rutinas se describen como conjuntos de comportamientos que se repiten con regularidad. De todas las rutinas, es posible que la rutina de la mañana sea casi la más importante, ya que es la que nos ayuda a marcar el ritmo para todo el día

Las rutinas se describen como conjuntos de comportamientos que se repiten con regularidad, por lo general en el mismo tiempo y lugar. La mayor parte de nuestras rutinas han sido parte de nuestros rituales diarios durante años y muchas veces lo serán durante el resto de nuestras vidas. De todas las rutinas, es posible que la rutina de la mañana sea casi la más importante, ya que es la que nos ayuda a marcar el ritmo para todo el día.

A pesar de que la mañana perfecta debería estar compuesta por unos minutos de ejercicio, un desayuno saludable y el tiempo suficiente para organizarse, la realidad es que no es así, es más, es todo lo contrario. Si además tienes niños, seguro que a tu rutina de la mañana puedes agregarle el adjetivo caótica, y ya tendrás la mañana definida.

Pero, ¿cómo lograr la rutina adecuada por las mañanas? Tan solo es necesario un poco de tiempo y ganas. Aquí van algunos consejos para conseguirlo.

1. Organízate: por norma general, el caos aparece por falta de organización. Estudios recientes incluso han confirmado que el desorden crea caos. Los investigadores del Instituto de Neurociencias de la Universidad de Princeton determinaron que el desorden impide que la mente se enfoque correctamente, y por lo general termina en frustración. Prepara tu mañana organizando previamente la casa. No es necesario que sea todo de golpe, podemos comenzar por un espacio pequeño como el armario. Mediante la organización de los espacios pequeños, uno a la vez, no nos sentimos abrumados y construimos el impulso, la desaceleración ganando más confianza.

2. Administra tu tiempo: la gestión del tiempo es una habilidad que algunos podrían incluso llamar un don. Pero si eres de los que acaba haciendo malabarismos con múltiples responsabilidades a la vez con poco margen de "tiempo para mí", entonces necesitas un sistema eficaz de gestión del tiempo. El más popular es el Sistema de Cuadrante, introducido inicialmente por el presidente Dwight D. Eisenhower, pero más tarde popularizado por Stephen R. Covey en su libro "Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva". El sistema clasifica todas nuestras actividades en base a dos factores: la urgencia e importancia. Las cosas son o bien (1) urgente e importante (las crisis y los problemas a corto plazo), (2) (objetivos a largo plazo) no es urgente, pero importante, (3) urgente pero no importante (distracciones o interrupciones), o (4) no (pérdidas de tiempo) urgentes y no importantes. Ya tienes el camino, ahora solo tienes que auditar tu tiempo y calificarlo.

3. Levántate temprano: si nuestro primer pensamiento de la mañana responde a un “ya no tengo tiempo de” o “me he dormido”, no habrá rutinas que nos sirvan. Hay un truco para conseguir levantarse cada vez un poco antes (no hace falta que sean 2 horas), pero sí que cada semana pongamos 5’ antes el despertador hasta lograr el tiempo necesario sin que nuestro cuerpo sufra. Así hasta lograr acomodarnos a un nuevo horario que nos haga levantarnos con buen pie cada mañana. Y ahora sí, ¡Buenos días!